Publicado 08/12/2021 17:55CET

Papa Francisco.- El Papa: "Ante los migrantes no podemos callar ni mirar para otro lado"

08 December 2021, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers Angelus prayer from the window of his office overlooking Saint Peter's Square. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Press Wire/dpa
08 December 2021, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers Angelus prayer from the window of his office overlooking Saint Peter's Square. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Press Wire/dpa - Evandro Inetti/ZUMA Press Wire/d / DPA

ROMA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha señalado que ante los migrantes no se puede ni "callar" ni "mirar para otro lado" en un nuevo mensaje contra la "indiferencia" en el que ha instado a imitar a la Virgen María Inmaculada, que no tiene ojos para sí misma sino "para Dios y para los demás".

"Por favor, miremos a los ojos de los descartados que encontremos. Dejémonos provocar por los rostros de los niños, hijos de emigrantes desesperados. Entremos dentro de su sufrimiento para reaccionar a nuestra indiferencia. Miremos sus rostros para despertarnos del sueño de la costumbre", ha instado el pontífice durante el ángelus que ha rezado asomado al balcón del Palacio Apostólico con motivo de la festividad de la Inmaculada Concepción.

Francisco ha repasado su viaje a Chipre y Grecia, que incluyó también una visita al campo de refugiados de Lesbos, donde, según ha manifestado, pudo "mirar a los ojos de este sufrimiento" en referencia a los problemas que viven las personas que huyen de sus países y buscan entrar en Europa.

Francisco ha señalado que Chipre es una "perla del Mediterráneo", pero una perla "herida" por "las alambradas y los muros". Tras agradecer la acogida de las autoridades y de los líderes religiosos de ambos países ha dicho: "Ante la historia y ante el rostro de los que migran no podemos callar, no podemos mirar para otro lado".

El Papa -que esta mañana ha rezado en privado y casi de madrugadas para evitar los contagios a los pies de la estatua de la Virgen Inmaculada de la Plaza de España en Roma- ha dicho que la Virgen de la Inmaculada "está llena de gracia" o "vacía de maldad" y, por eso, "no tiene ojos para sí misma", sino sólo para Dios.

Según Francisco, la humildad es el camino de la santidad, porque "el Señor, para hacer maravillas, no necesita grandes medios ni nuestras sublimes habilidades, sino nuestra humildad".