Publicado 06/12/2020 12:31CET

Papa Francisco.- El Papa: "No hay pandemia o crisis que pueda apagar la luz de Dios"

29 November 2020, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers the Angelus prayer from his window overlooking St. Peter's Square. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa
29 November 2020, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers the Angelus prayer from his window overlooking St. Peter's Square. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa - Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa

ROMA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha recordado, ante los pocos peregrinos que se han acercado hasta la plaza de San Pedro del Vaticano para escuchar el Ángelus de este domingo, que "no hay pandemia o crisis que pueda apagar la luz de Dios", al tiempo que ha instado a ir "al significado" del árbol y del pesebre, que son los "signos de esperanza" de la Navidad y a "tomar de la mano" a las personas que más lo necesitan para que Cristo vuelva a nacer.

"No hay pandemia o crisis que pueda apagar la luz de Dios (*) Tomemos de la mano a quien tiene más necesidad para que Cristo nazca otra vez en medio de nosotros", ha destacado el pontífice.

Francisco ha reflexionado durante el rezo dominical sobre el itinerario de la conversión como resultado de la búsqueda de Dios y de su reino, que significa "cambiar de dirección" y "cambiar el modo de pensar". Así, ha manifestado que esto implica un rechazo de todo lo que está vinculado al "pecado", es decir, "la mentalidad mundana, el apego excesivo a las comodidades, al placer, al bienestar, a las riquezas".

Del mismo modo, ha incidido en que la conversión es "una Gracia" que proviene de Dios y que "nadie lo puede hacer con las propias fuerzas". Además, también ha subrayado: "Recordad la ternura de Dios. Dios no es un padre malo, es tierno. Nos ama mucho".

El Papa ha continuado su catequesis sobre la conversión al destacar que el "abandono de las comodidades y la mentalidad mundana no es un fin en sí mismo", sino que tiene como objetivo lograr "el reino de Dios", "la comunión con Dios" y "la amistad con Dios".

Francisco ha reconocido que esto "no es fácil" porque son muchas "las ataduras" que mantienen a las personas cerca del pecado como "la inconstancia", "el desánimo", "la malicia", "el mal ambiente" y "los malos ejemplos".

En este sentido, ha alertado de "una existencia mediocre" en la que se siente la tentación de "decir que es imposible convertirse de verdad". Y ha invitado a abrirse "a la belleza, la bondad y la ternura de Dios" que deja atrás "lo falso y lo efímero" por "lo verdadero, lo bello y duradero".