Publicado 01/01/2021 12:52CET

Papa Francisco.- El Papa reza por los niños de Yemen: "Sin educación, sin medicinas, hambrientos. ¡Recemos por ellos!"

25 December 2020, Vatican, Vatican City: Police officers stand at the empty St. Peter's Square as Pope Francis delivers his Christmas message and gives the papal blessing "Urbi et Orbi" from the Hall of the Apostolic Palace. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Wir
25 December 2020, Vatican, Vatican City: Police officers stand at the empty St. Peter's Square as Pope Francis delivers his Christmas message and gives the papal blessing "Urbi et Orbi" from the Hall of the Apostolic Palace. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Wir - Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa

Recuperado de la ciática (segundo problema de salud de 2020) que le impidió celebrar la misa de Vísperas y Año Nuevo, reza el Ángelus en pie

ROMA, 1 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha instado al mundo a desarrollar una mentalidad y una cultura del "cuidado" que derroten "la indiferencia, el descarte y la rivalidad, que lamentablemente prevalecen" al tiempo que ha pedido oraciones, en especial, por los niños de Yemen que malviven "sin educación", "sin medicinas" y "hambrientos".

"Rezo para que se hagan esfuerzos para encontrar soluciones para el retorno de la paz en esas golpeadas sociedades. Pensemos en los niños sin educación, sin medicinas, hambrientos ... Oremos juntos por Yemen", ha señalado el Papa, quien también ha recordado en el primer ángelus de 2021 al obispo auxiliar de la archidiócesis católica de Owerri en el estado de Imo (Nigeria), Moses Chikwe, secuestrado hace dos días en el sureste del país.

El Papa ha rezado el Ángelus en pie lo que demuestra que se ha recuperado de la dolorosa ciática que le impidió celebrar el Te Deum de fin de año y la misa de este primero de enero. Se trata del segundo problema de salud que sufrió el pontífice en 2020. El pasado mes de febrero sufrió una gripe que le impidió asistir a los ejercicios espirituales en las afueras de Roma y tuvo que limitarse a seguirlos en 'streaming' desde su estudio en Casa Santa Marta.

Francisco ha rezado el Ángelus desde la biblioteca Apostólica, y no asomado desde el balcón, una medida que ha tomado debido al confinamiento impuesto en Italia a causa de la pandemia. De hecho, la plaza de San Pedro continúa blindada para impedir el acceso por las autoridades policiales.

Este 1 de enero se celebra la Solemnidad de María Santísima, Madre de Dios. Por eso, el Papa ha pedido que la "mirada tranquilizadora y consoladora de la Santísima Virgen" sea un estímulo y 2021 "sea tiempo de suavizar los odios y las divisiones".

Es precisamente al cuidado del prójimo y de la creación que está dedicado el tema de la 54 Jornada Mundial de la Paz: 'La cultura del cuidado como camino de paz'. El Papa ha señalado que los dolorosos eventos que han marcado el camino de la humanidad el año pasado, especialmente la pandemia, enseñan "lo necesario que es interesarse por los problemas de los otros y compartir sus preocupaciones".

"Esta actitud representa el camino que conduce a la paz, porque favorece la construcción de una sociedad fundada en las relaciones de fraternidad. Cada uno de nosotros, hombres y mujeres de este tiempo, está llamado a traer la paz cada día y en cada ambiente de vida, sosteniendo la mano al hermano que necesita una palabra de consuelo, un gesto de ternura, una ayuda solidaria", ha manifestado.

Así, ha señalado: "La paz se puede construir si empezamos a estar en paz con nosotros mismos y con quien tenemos cerca, quitando los obstáculos que nos impiden cuidar de quienes se encuentran en necesidad y en la indigencia".

El pontífice ha dejado claro que la paz no es solo "ausencia de guerra", sino "vida rica de sentido, configurada y vivida en la realización personal y en el compartir fraterno con los otros".

Contador