Publicado 07/10/2020 11:18CET

El Papa insta a los cristianos a no actuar de forma "impulsiva" y sin haber rezado antes porque se cometen "injusticias"

ROMA, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha reivindicado la oración como un modo para "confrontarse con Dios y dejarse guiar" al tiempo que ha arremetido contra los cristianos que actúan de forma "impulsiva", sin "discernimiento", como si se estuviera en "una carrera frenética sin meta", porque se cometen muchas "injusticias.

"Si se actúa así los creyentes cometen tantas injusticias porque no van delate de Dios", ha señalado el Papa durante la audiencia general de este miércoles, que se ha trasladado al aula Pablo VI del Vaticano a causa de la intensa lluvia en Roma, y en la que no se le ha visto usar la mascarilla, aunque se decretó este martes su uso obligatorio en todos los territorios bajo jurisdicción vaticana. El Papa ha saludado a algunos de los presentes y ha dado la bendición a algunas familias con niños.

El Pontífice ha retomado la catequesis sobre la oración, que fue interrumpida por las reflexiones sobre las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, y ha centrado su discurso en la figura del profeta Elías que ha definido como "un hombre de fe cristalina", "recto" e "incapaz de acuerdos mezquinos".

Para el Papa, Elías es la figura de la Biblia "que se erige como defensor del primado del Altísimo". De este modo, ha invitado a los cristianos a seguir su ejemplo de defensor de los débiles ante las injusticias tras referir el relato en el que Elías arremete contra el rey Acab y la reina Jezabel, después de que habían hecho asesinar a Nabot para apoderarse de su viña. "¡Cuánta necesidad tenemos hoy los cristianos de actuar ante las personas que tienen autoridad con el coraje de Elías para decir esto no se hace así, esto es un asesinato!", ha declarado.

Asimismo, ha destacado que la oración es para el profeta Elías como "la savia que alimenta constantemente su existencia". "Por esto es uno de los personajes más queridos por la tradición monástica, tanto que algunos lo han elegido como padre espiritual de la vida consagrada a Dios", ha agregado a este respecto.

El Papa ha reseñado que en el alma de quien reza, el sentido de la "propia debilidad" es "más valioso que los momentos de exaltación", cuando parece que la vida es "una cabalgata de victorias y éxitos". Para el obispo de Roma "la prueba de la oración es el amor concreto por el prójimo".

Para concluir, ha agregado: "Si nos hubiéramos equivocado en algo, o si nos sintiéramos amenazados o asustados, volviendo delante de Dios con la oración, volverán como por milagro también la serenidad y la paz". El Papa ha recordado que este miércoles la Iglesia católica celebra la fiesta de la Virgen del Rosario y ha invitado a todos los fieles a descubrir durante el mes de octubre la belleza de la oración del rosario.

Contador