Publicado 03/06/2020 10:56CET

El Papa lamenta "el pecado del racismo" en la muerte de George Floyd pero alerta: "Nada se gana con violencia"

   ROMA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El Papa ha lamentado "el pecado del racismo" en la muerte de George Floyd, el hombre de raza negra muerto hace una semana en Mineápolis (Minesota, EE.UU.) a manos de un policía blanco, si bien ha incidido en que "la violencia de las últimas horas" en referencia a las revueltas, saqueos, asaltos e incendios provocados en varias ciudades del país "es autodestructiva". "Nada se gana con violencia", ha apostillado.

   "Hoy me uno a la Iglesia de San Pablo y Minneapolis, y a todos los Estados Unidos, para rezar por el eterno descanso del alma de George Floyd y de todos los demás que han perdido sus vidas por el pecado del racismo", ha dicho el Pontífice durante la audiencia general de este miércoles que ha presidido en el estudio de la Biblioteca privada del Palacio Apostólico, sin fieles y guardando las distancias de seguridad con los sacerdotes que traducen la catequesis.

   Además ha añadido: "No se puede tolerar ni cerrar los ojos ante cualquier tipo de razismo pero la violencia de las últimas horas es autodestructiva. Nada se gana con la violencia y tanto se pierde".

   Además de mostrar su preocupación por los sucesos de los últimos días en Estados Unidos, el Papa ha continuado con su ciclo de catequesis sobre la oración. Así, ha señalado que el Patriarca Abraham "está presente en las grandes tradiciones espirituales judías, cristianas e islámicas" que lo prefiguran "como el hombre perfecto de Dios, capaz de someterse a Él, incluso cuando su voluntad es difícil, si no incomprensible".

   El Papa ha invitado a a los fieles a hablar con Dios como lo hace "un hijo con su padre". Por ello, ha lanzado una pregunta a los fieles: "¿Tratamos a Dios como "mi Dios", el de mi historia personal, el que guía mis pasos, el que no abandona, el Dios de mis días, mi compañero de aventuras?".

   Finalmente ha concluido: "Diré una cosa que parece una herejía. La gente me dice que se ha enfadado con Dios. ¿Has tenido la valentía de enfadarte con Dios? Sí. Pues ésta es una forma de oración. Sólo un hijo es capaz de enfadarse con su papá y, después, reencontrarlo".