El Papa lamenta la tendencia generalizada a armarse y pide una política de "altura de miras" que traiga la paz al mundo

Publicado 07/01/2019 13:33:33CET
REUTERS / TONY GENTILE - Archivo

   Pide a los países una respuesta común ante los flujos migratorios alejada de las soluciones parciales, el descarte o la violencia

   ROMA, 7 Ene. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

El Papa ha pedido una política con "altura de miras" que traiga al mundo una paz que abrace a todos los hombres y no se limite a buscar "soluciones de poco calado" al tiempo que ha lamentado la "tendencia a armarse" de los estados y las personas.

   "Es triste constatar cómo el mercado de armas no solo no se detiene, sino que hay una tendencia cada vez más generalizada a armarse, tanto por parte de personas individuales como de los estados", ha destacado.

   Francisco ha hecho estas consideraciones durante el tradicional encuentro que cada año mantiene con los embajadores del Cuerpo Diplomático acreditados ante el Vaticano en la Sala Regia del Palacio Apostólico.

   Actualmente, son 183 los Estados que mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede y son 89 las Cancillerías de Embajadas con sede en Roma, incluidas las de la Unión Europea y la Soberana Orden Militar de Malta. Además, el 22 de septiembre de 2018 se firmó un Acuerdo Provisional entre la Santa Sede y la República Popular China sobre el nombramiento de Obispos en China.

UCRANIA

   El Papa ha aprovechado su discurso para hacer un repaso sobre la situación geopolítica de las distintas regiones del mundo comenzando por Ucrania donde ha destacado que la Iglesia tiene iniciativas solidarias en favor de la población "que está sufriendo, especialmente en las regiones orientales del país, debido al conflicto que dura desde hace casi cinco años y que ha tenido recientemente algunos episodios preocupantes en el Mar Negro".

   "Con su acción y su cercanía con la población, la Iglesia busca fomentar, directa e indirectamente, la apertura de caminos pacíficos para la solución del conflicto, caminos que respeten la justicia y la legalidad, incluida la internacional, que es la base de la seguridad y la convivencia en toda la región. Para ello son importantes los instrumentos que garantizan el libre ejercicio de los derechos religiosos", ha manifestado sin nombrar el papel que juega Rusia en esta situación.

SIRIA

   El Papa también un llamamiento a la comunidad internacional "para que promueva una solución política" al conflicto en Siria, que "al final no tendrá más que vencidos". "Es fundamental que cesen las violaciones de los derechos humanos, que causan sufrimientos inenarrables a la población civil, especialmente a mujeres y niños, y afectan a estructuras esenciales como hospitales, escuelas y campos de refugiados, así como a edificios religiosos", ha subrayado.

   En su largo discurso también se ha referido a "los numerosos refugiados que ha provocado el conflicto, sometiendo a los países vecinos a una dura prueba". Bajo esta óptica, ha expresado su gratitud a Jordania y al Líbano, que "han acogido a numerosos grupos de personas, manifestando al mismo tiempo el deseo de que los refugiados puedan regresar a la patria, con condiciones de vida y de seguridad adecuadas". "Pienso también en los diferentes países europeos que generosamente han ofrecido hospitalidad a aquellos que se encuentran en dificultades y en peligro", ha agregado.

DEFENSA DE MIGRANTES Y REFUGIADOS

   En esta línea ha pedido a la comunidad internacional que defienda "los migrantes y los refugiados" que ha definido como "los débiles de nuestro tiempo" al tiempo que ha señalado que no se puede resolver el desafío de la migración "con la lógica de la violencia y del descarte, ni con soluciones parciales".

   De este modo, ha reconocido que las olas migratorias de estos años "han causado desconfianza y preocupación entre la población de muchos países, especialmente en Europa y América del Norte, y esto ha llevado a varios gobiernos a limitar en gran medida los flujos entrantes, incluso los de tránsito". Así, ha invitado a los líderes políticos a encontrar "una respuesta común, coordinada por todos los países, sin prevenciones y respetando todas las instancias legítimas, tanto de los Estados como de los migrantes y refugiados".

   Por ello, ha reiterado que no es posible "dar soluciones parciales a una cuestión tan universal" y ha pedido a los gobiernos que se ayude "a quienes han emigrado a causa del flagelo de la pobreza, de todo tipo de violencia y persecución, así como de los desastres naturales y el cambio climático, y para que se tomen las medidas que permitan su integración social en los países de acogida".

   "Es necesario asegurar que las personas no se vean obligadas a dejar sus familias y naciones, o que puedan regresar de manera segura, siendo respetada su dignidad y derechos humanos", ha incidido.

CRISTIANOS EN ORIENTE PRÓXIMO

   El Papa ha continuado reivindicando el papel de los cristianos en Oriente Próximo y ha pedido que "tengan un lugar en el futuro de la región". "Espero que las autoridades políticas no dejen de garantizarles la seguridad necesaria y todos aquellos requisitos que les permitan seguir viviendo en los países de los que son plenamente ciudadanos y contribuir a su construcción", ha señalado. Además, ha lamentado que la región haya sido "escenario de choque de múltiples intereses opuestos" al considerar los de carácter "preeminentemente político y militar", pero también "el intento de crear enemistad entre musulmanes y cristianos".

   Así ha mencionado sus próximos viajes a Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos "dos países de mayoría musulmana" donde acrecentará "aún más el diálogo interreligioso y el entendimiento mutuo entre los fieles de ambas religiones", en el octavo centenario del histórico encuentro entre san Francisco de Asís y el sultán alMalik al-Kamil.

   Sobre la región ha deseado que se reanude el diálogo entre israelíes y palestinos, "para que finalmente se llegue a un acuerdo que responda a las aspiraciones legítimas de ambos pueblos, asegurando la convivencia entre los dos estados y el logro de una paz tan esperada y deseada". "El compromiso unánime de la comunidad internacional es más valioso y necesario que nunca para lograr este objetivo, así como para promover la paz en toda la región, particularmente en Yemen e Irak, y al mismo tiempo para permitir la ayuda humanitaria a las poblaciones necesitadas", ha continuado.

   El Papa también ha agradecido la labor de Colombia en la acogida de un gran número de personas de Venezuela al tiempo que ha pedido "que se encuentren vías institucionales y pacíficas para solucionar la persistente crisis política, social y económica" en el país.