Actualizado 05/10/2015 12:11 CET

El Papa pide "franqueza" en la apertura del Sínodo sobre la Familia

   ROMA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Papa ha pedido hablar con "franqueza" durante su intervención en la apertura del Sínodo, aunque también ha precisado que el Sínodo no es "un parlamento donde negociar" ante los 270 padres sinodales con derecho a voto y los expertos y auditores que se reúnen desde este lunes 5 de octubre en el Vaticano para debatir sobre la vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo.

   "No es un parlamento donde para llegar al consenso se tenga que hacer un acuerdo común, donde se negocie, donde se alcancen pactos o compromisos. El único método es el de abrirse al Espíritu Santo", ha subrayado el Pontífice en el inicio de los trabajos de la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de obispos sobre la Familia.

   En su discurso, Francisco ha concretado que el Sínodo es "una expresión eclesial" y ha especificado que la Iglesia debe caminar junta para "leer la realidad desde los ojos de la fe". Así, ante más de 270 obispos provenientes de los cinco continentes, ha negado que el Sínodo sea "una convención, un parlamento o un senado" y lo ha definido como "un espacio protegido donde se experimenta la presencia del Espíritu Santo".

   Asimismo, el Papa ha invitado a discutir con "parresía", como ya reclamó en el anterior Sínodo de Obispos celebrado hace justo un año, y ha animado a que los padres sinodales pongan siempre por delante "el bien de la Iglesia, de las familias y la salud de las almas".

   El Pontífice ha hecho además un llamamiento a revestirse de "coraje apostólico, de humildad evangélica y de oración fiel" al tiempo que ha subrayado que es importante caminar "con colegialidad". Para el Papa, el Sínodo se mueve en el seno de la Iglesia y del Santo pueblo de Dios" y ha reiterado que la única vía posible es el "Espíritu Santo".