Publicado 20/10/2020 18:40CET

El Papa: "Poner fin a la guerra es el deber impostergable de todos los políticos"

   ROMA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El Papa ha reivindicado la paz como "la prioridad de cualquier política" del mismo modo que ha señalado que Dios le pedirá cuentas "a quienes no han buscado la paz" o los que han "fomentado las tensiones y los conflictos durante tantos días, meses y años de guerra que han golpeado a los pueblos".

    "Poner fin a la guerra es el deber impostergable de todos los líderes políticos ante Dios", ha manifestado el Papa en el encuentro por la paz, organizado por la Comunidad de Sant'Egidio, en la plaza del Campidoglio de Roma en el que también han participado el rabino jefe de Francia, Haïm Korsia o el secretario general de la Comisión Superior de la Fraternidad Humana, el musulmán Mohamed Abdelsalam Abdellatif así como líderes políticos como el Presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella o la alcaldesa d Roma, Virginia Raggi.

   Como ya hiciera en su tercera encíclica, el Papa ha instado a que la fraternidad, que "nace de la conciencia de ser una sola humanidad", penetre en "la vida de los pueblos, en las comunidades, entre los gobernantes, en los foros internacionales". Para Francisco solo así se aumentará "la conciencia de que sólo podemos salvarnos juntos encontrándonos, tratándonos, evitando las peleas, reconciliándonos, moderando el lenguaje de la política y de la propaganda, desarrollando caminos concretos para la paz".

   El Papa ha insistido en que las religiones "no quieren la guerra" sino más bien al contrario, ya que "desenmascaran a quienes sacralizan la violencia, piden a todos que recen por la reconciliación y que actúen para que la fraternidad abra nuevos caminos de esperanza".

   Por otro lado ha arremetido contra la indiferencia al señalar que el mundo "tiene una ardiente sed de paz". Por ello ha lamentado que en muchos países "se sufre por las guerras" al tiempo que ha denunciado que Los conflictos son "con frecuencia olvidados" si bien "son siempre causa de sufrimiento y de pobreza".

   Así, se ha preguntado: "¿Cómo salir de conflictos estancados y gangrenosos? ¿Cómo desatar los nudos enredados de tantas luchas armadas? ¿Cómo prevenir conflictos? ¿Cómo pacificar a los señores de la guerra o a los que confían en la fuerza de las armas?". El pontífice ha dejado claro que la solución pasa por la unidad. "Ningún pueblo, ningún grupo social puede por sí solo lograr la paz, el bien, la seguridad y la felicidad. Ninguno", ha manifestado.

   De este modo, ha destacado que la reciente pandemia ha puesto de manifiesto "la consciencia de ser una comunidad mundial que navega en una misma barca, donde el mal de uno perjudica a todos". Y ha concluido: "Recordamos que nadie se salva solo, que únicamente es posible salvarse juntos".

   Antes del encuentro propiamente dicho en la plaza del Campidoglio,el Papa ha rezado por la paz en el mundo junto al Patriarca de Constantinopla Bartolomé I en un encuentro de oración por la paz en la iglesia de Santa María en Ara Coeli de Roma. El pontífice ha aparecido en todo momento con mascarilla cumpliendo con la obligación de su uso tanto en lugares cerrados como al aire libre en todo el territorio italiano.