Publicado 15/02/2021 20:54CET

El Papa recuerda a los coptos degollados en una playa de Libia en 2015: "Son nuestros santos, de todas los cristianos"

14 February 2021, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers the Angelus prayer from the window of the Apostolic building in St. Peter's Square at the vatican. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa
14 February 2021, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers the Angelus prayer from the window of the Apostolic building in St. Peter's Square at the vatican. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa - Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa

ROMA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha recordado a los 20 cristianos coptos ortodoxos egipcios y al ghanés que fueron brutalmente asesinados por el autoproclamado Estado Islámico (ISIS) el 15 de febrero de 2015 en una playa de Libia al señalar que "murieron confesando el nombre de Jesús".

"Llevo en mi corazón aquel bautismo de sangre, estos 21 hombres bautizados cristianos con el agua y el Espíritu y aquel día bautizados también con la sangre. Son nuestros santos, los santos de todos los cristianos, los santos de todas las denominaciones y tradiciones cristianas", ha señalado Francisco en un vídeo mensaje.

El Pontífice ha remitido el mensaje con motivo de la 'Jornada de los mártires contemporáneos', organizada por la diócesis copta ortodoxa de Londres desde hace seis años, según ha informado el Vaticano en un comunicado. En el evento, que se ha celebrado en modalidad virtual han participado, entre otros, el patriarca copto ortodoxo Teodoro II y el primado de la Iglesia anglicana, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby.

El Papa ha manifestado que "se trata de una tragedia que estas personas dejaran su vida en la playa, pero también es cierto que la playa fue bendecida por su sangre". "Pero es aún más cierto que de su sencillez, de su fe sencilla pero coherente recibieron el mayor regalo que un cristiano puede recibir: el testimonio de Jesucristo hasta dar la vida", ha añadido el Pontífice.

De este modo, ha relatado que estos 21 cristianos coptos "fueron a trabajar al extranjero para mantener a sus familias: hombres corrientes, padres de familia, hombres con la ilusión (el deseo) de tener hijos, hombres con la dignidad de trabajadores", y murieron degollados "por la brutalidad del Isis, (...) confesando el nombre de Jesús".