El Papa reivindica una cultura de acogida: "No me gusta decir migrantes, me gusta decir personas"

Pope leads weekly general audience
Massimiliano Migliorato
Publicado 03/04/2019 12:38:42CET

   ROMA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Papa ha vuelto a reivindicar una cultura de acogida frente a la construcción de muros o la contención de los flujos migratorios durante la audiencia general de este miércoles en la que ha hecho un repaso de su viaje en Marruecos, cuyo eje principal fue precisamente la cuestión de los inmigrantes.

   "No me gusta decir migrantes, me gusta decir personas. Migrante es solo un adjetivo, hemos caído en la cultura del adjetivo, olvidando los sustantivos, o sea la sustancia, la esencia", ha dicho el pontífice argentino ante cientos de fieles reunido en la plaza de San Pedro.

   Francisco ha puesto de manifiesto que la solución a los movimientos migratorios no se trata de "proponer desde lo alto programas asistenciales" de poner en práctica como sociedad cuatro verbos: "acoger, proteger, promover e integrar". Para el Papa este es el camino para "construir ciudades y países".

   El obispo de Roma, que regresó de un viaje de apenas dos días en el país magrebí, frontera entre África y Europa y que se ha convertido en un lugar de paso obligado para los migrantes -sobre todo subsaharianos que quieren llegar a Europa- ha recordado que dedicó parte de su viaje a este tema "hablando con las autoridades, pero también en un encuentro con migrantes" en Cáritas.

   Francisco también ha hecho hincapié en la importancia de su viaje a Marruecos - el segundo que un Papa visita el país del norte de África después del que realizó San Juan Pablo hace 34 años- para impulsar el diálogo interreligioso: "Solo quienes se sienten hermanos pueden ser en el mundo servidores de la esperanza", ha determinado.

   "La presencia de sacerdotes y religiosos en ese país es como la sal o la levadura que puede dar sabor y hacer crecer a la masa", ha dicho. El Papa ha incidido en que lo importan no es "la cantidad" -que en el país magrebí supone un 0,7% de católicos frente al 98% de musulmanes- sino "que la sal tenga sabor, que la luz brille y que la levadura tenga la fuerza de fermentar toda la masa".

   Sobre el deporte, el Papa ha señalado que se trata de un "lenguaje universal que abraza a todos los pueblos y contribuye a superar los conflictos entre las personas". "Es fuente de alegría y grandes emociones y escuela donde se forjan virtudes para el crecimiento de la persona", ha subrayado.

Para leer más