Actualizado 17/12/2013 21:23 CET

El Papa se reunirá por primera vez la próxima semana con los ocho cardenales asesores para la reforma de la Curia

El papa Francisco durante una misa en el Santuario de Nuestra Señora de Bonaria
Giampiero Sposito / Reuters

ROMA, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Papa Francisco se reunirá por primera vez la próxima semana, del 1 al 3 de octubre, en el Vaticano con los ocho cardenales que forman el grupo asesor para la reforma de la Curia romana.

El Pontífice eligió este grupo de cardenales para "aconsejarlo en el gobierno de la Iglesia universal y para estudiar un proyecto de revisión de la Constitución Apostólica 'Pastor bonus' sobre la Curia romana".

De esta manera, Francisco cumplía "una sugerencia surgida en el curso de las Congregaciones generales" previas al cónclave que lo eligió como sucesor de Benedicto XVI.

El Santo Padre constituyó este grupo de asesores el pasado 13 de abril tras cumplirse un mes de su elección y fijó su primera reunión para este octubre, pero desde su inicio, el Papa ha estado en contacto con los miembros por separado vía telefónica y los ha recibido en audiencia en el Vaticano.

Dicho grupo está compuesto por el arzobispo de Tegucigalpa (Honduras), Óscar Rodríguez Maradiaga, con funciones de coordinador; el presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano, Giuseppe Bertello; el arzobispo emérito de Santiago de Chile (Chile), Francisco Javier Errázuriz; el arzobispo de München und Freising (Alemania), Reinhard Marx; el arzobispo de Boston (EEUU), Sean Patrick O'Malley; el arzobispo de Bombay (India), Oswald Gracias; el arzobispo de Kinshasa (República Democrática del Congo), Laurent Monsengwo y el arzobispo de Sydney (Australia), George Pell.

Además, participará el obispo de Albano (Italia), monseñor Marcello Semeraro, con funciones de secretario.

Por su parte, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi ha remarcado este viernes que este grupo "ha sido constituido para ofrecer consejos al Papa y no para tomar decisiones propias" por lo que ha explicado que "se trata de una primera reunión a la cual seguirán otras" y que los participantes aplicarán "los criterios de confidencialidad acerca los contenidos de las consultas".