Publicado 17/03/2020 14:08:50 +01:00CET

El Papa reza por los ancianos que están solos y con miedo ante el coronavirus

Coronavirus.- El Papa reza por los ancianos que están solos y con miedo ante la
Coronavirus.- El Papa reza por los ancianos que están solos y con miedo ante la - VATICAN MEDIA

   ROMA, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Papa ha dedicado la misa matutina que celebra cada mañana en su residencia dentro del Vaticano, Casa Santa Marta, a las personas mayores que, además de ser uno de los sectores sociales más vulnerables ante la epidemia de coronavirus, están entre los que sufren más que otros la distancia de sus seres queridos.

   "Querría que hoy rezáramos por los ancianos que sufren este momento de manera especial, con una soledad interior muy grande y a veces con mucho miedo. Roguemos al Señor para que esté cerca de nuestros abuelos, de nuestras abuelas, de todos los ancianos y les dé fuerza. Ellos nos dieron la sabiduría, la vida, la historia. También nosotros estamos cerca de ellos con la oración", ha señalado el Papa en la homilía en la capilla de la Casa de Santa Marta que de nuevo se ha celebrado sin fieles y ha sido retransmitida por streaming.

   En su homilía, Francisco ha reflexionado sobre el tema del perdón que lleva a Pedro a preguntar a Jesús cuántas veces es lícito perdonar a los demás.

   "Les aseguro que si dos de ustedes, dos o tres, se ponen de acuerdo y piden una gracia, se les será concedida*.Sí, pero con las personas que nos ofenden, ¿qué debemos hacer? Si mi hermano comete culpas contra mí, me ofende, ¿cuántas veces tendré que perdonarlo? ¿Siete veces?", ha señalado el Papa.

   En este sentido, ha recordado las palabras de Jesús que invitó a perdonar "setenta veces siete".

   "Perdonar no es fácil. Porque nuestro corazón egoísta siempre está apegado al odio, a las venganzas, a los rencores. Todos hemos visto familias destruidas por odios familiares que pasan de una generación a otra. Hermanos que, frente al ataúd de uno de sus padres, no se saludan porque guardan viejos rencores. Parece que es más fuerte aferrarse al odio que al amor y éste es precisamente el tesoro del diablo", ha lamentado, al tiempo que recordado que Dios vino a perdonar.

Contador