La perspectiva de futuro de Costa Rica para mantener su fama de "país verde"

Publicado 24/04/2019 13:36:48CET
FLICKR

   SAN JOSE, 24 Abr. (Notimérica) -

   Avalado por su gran fauna salvaje, su inmensa biodiversidad y su compromiso con el medio ambiente, Costa Rica es sin duda el país verde y sostenible de Iberoamérica. Sin embargo, su tercera posición en la tasa de vehículos por habitante de la región iberoamericana puede interceder en su objetivo: consumo cero de petróleo.

   El principal propósito que plantea la nación costarricense para 2050 es la eliminación total de la emisión de carbono a través del Plan Nacional de Descarbonización. Propuesto por el Gobierno del presidente, Carlos Alvarado, el proyecto tiene por objeto conseguir una movilidad y una industria sostenible, así como una gestión integral de los residuos.

   Este desafío de la descarbonización que ahora enfrenta el mandatario progresista comenzó hace décadas con el objetivo de alcanzar una economía, en palabras de Alvarado, "verde".

   Sin embargo, pese a que la nación cuenta con una materia prima privilegiada, la Organización Mundial de la Salud ha alertado recientemente que el 15 por ciento de las muertes en el país son causadas por la contaminación del suelo, agua y aire.

   Sumado a esto, Costa Rica enfrenta el problema que causan 1,4 millones de coches circulando cada día, siendo el tercer país iberoamericano con la mayor tasa de vehículos por habitante por debajo de México y Argentina. Tal es así, que la mitad de los gases contaminantes emitidos corresponden a estos movimientos del sector automovilístico. A pesar de que ante esta tendencia creciente las autoridades ticas están trabajando en la promoción de vehículos eléctricos, la inversión en transporte público es vana y, por el momento, no existe ningún autobús con esta tecnología.

   SOLUCIONES

   En hilo con lo anterior, el plan de Alvarado se basa en "generar incentivos para la compra de autos eléctricos y la creación de otros medios de transporte alimentados por energías limpias".

   De este modo, para 2035 el reto se instala en que al menos el 70 por ciento de los autobuses y los taxis sean eléctricos, además de crear un tren eléctrico para pasajeros y otro para carga. En esta línea, el Gobierno propone incentivos para conseguir que ese mismo año el 25 por ciento de la flota de automóviles privada sea eléctrica y que en 2050, fecha límite para el Plan, todos los coches que se vendan emitan cero emisiones.

   Por otra parte, para combatir el porcentaje de muertes por esta causa anunciado por la OMS, el Ministerio de Salud junto a la Universidad Nacional y la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) van a instalar en diferentes puntos del país un sistema de monitoreo de contaminación ambiental para alertar a la población cuando se superen los niveles de contaminación del aire establecidos.

Para leer más