Perú.- El Ayuntamiento de Madrid lleva educación y agua potable a Pachacutec, el mayor asentamiento humano de Lima

Actualizado 22/03/2007 21:36:58 CET

PACHACUTEC (LIMA, PERÚ), 22 Mar. (De la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Pérez) -

Sin agua, sin calles, sin alcalde en medio de un desierto de arena parda, aplastados bajo el sol. En casas con paredes hechas de juncos trenzados o a modo de cajitas de madera despanzurradas en colinas de polvo. Así viven más de 150.000 personas en Pachacutec, en las afueras de Lima, todos llegados de las regiones más remotas de los Andes o descendientes de desplazados por la violencia extrema del terrorismo de Sendero Luminoso.

A 50 kilómetros de toda civilización, donde nadie pensaría que existe una oportunidad para los más pobres entre los pobres de Perú, la esperanza de cambiar las cosas tiene aliento español. Tras 30 años de abandono absoluto, en los que sus habitantes no han logrado arrancar de la tierra una planta, la semilla plantada por el obispo vasco Javier del Río comienza a florecer.

Su testigo lo ha recogido un piloto de Iberia, Santos Toledano, que dedica todo su tiempo libre al significado en quechua de Pachacutec: "movimiento de tierra y de gentes". Remueve cielo y tierra con el fin de lograr financiación para un proyecto integral de desarrollo que dé educación a jóvenes y mayores, agua potable a todos los hogares y un hospital donde luchar contra las enfermedades gastrointestinales que matan a decenas de personas cada año.

Por ello, Toledano muestra un total agradecimiento a la ayuda prestada por la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, que en los últimos tres años ha venido a revolucionar un lugar donde antes nunca pasaba nada.

Y es que los logros conseguidos por los 600.000 euros invertidos desde 2003 por el Ayuntamiento de Madrid en este desolado asentamiento humano apuntan al milagro de los panes y los peces: 4.500 jóvenes se han formado ya en el Centro de Estudios, de los que dos grupos de alumnos se han aventurado a crear sus propias fábricas de mermeladas y yogures, Repsol da trabajo a 40 chavales cada seis meses formados en estas aulas y Endesa ha comenzado la electrificación de la zona de forma gratuita.

Por este motivo, y a pesar de que la visita de la delegación madrileña llega un día antes de lo prevista, Mario Maguán, director de la Escuela, está pletórico. "Yo empecé regando las plantas porque me lo pidió Monseñor, y ahora veo cómo le devolvemos la dignidad y el futuro a gente que antes no llevaban ni zapatos", señala. El objetivo es que la escuela pueda llegar a multiplicar por doce sus plazas, hasta los 12.000 alumnos matriculados.

DESALADORA BALEAR

El comienzo de las obras para la instalación de una desaladora cedida por el Gobierno balear pretende ser el impulso definitivo para crear una auténtica economía de subsistencia. Hasta ahora, la única oportunidad de acceder a agua potable llega en camiones cisterna, a 2 dólares cada metro cúbico. Una vez esté en marcha la planta, que aspira a dar servicio a 150.000 personas, podrán pagar 50 céntimos por el mismo servicio, un precio equiparable al de Lima.

Asimismo, con la financiación de 400.000 euros prevista por el Consistorio madrileño en 2007, comenzará la construcción del hospital. "Con muy poco dinero de allí, de España, se hacen muchas cosas aquí", afirmó Botella, quien consolidó su compromiso con los muchachos de mantener la ayuda en el futuro.

"En un día tan señalado como hoy, Día del Agua, poder ver una planta desaladora financiada por el Ayuntamiento de Madrid en El Callao es un motivo de satisfacción", manifestó. "Los madrileños, que al final son los que dan esos fondos para la cooperación, estarían contentos de ver para ver en qué se están gastando esos fondos", añadió.

En una visita previa, el presidente de la región de El Callao, Alex Kouri, subrayó que Pachacutec es uno de los denominados 'pueblos jóvenes', de 30 años de antigüedad, que, sin embargo, en la década de los 90 tuvo un crecimiento exponencial.

"Carecen de agua, alcantarillado, infraestructura vial y hay muchos problemas asociados al desarrollo social y económico. La tasa de crecimiento de la población es de entre un 12 y un 14 por ciento, de modo que la iniciativa que promueve el Arzobispado del Callao con el apoyo y la colaboración de España y concretamente del Ayuntamiento de Madrid para dar agua potable es algo que reconocemos y agradecemos como se merece", manifestó.

"En este quinquenio en el Perú hablar de democracia significa particularmente el acceso a agua potable. Es un tema medular para mejorar la calidad de cientos de familias de El Callao", insistió.