Publicado 24/09/2021 00:49CET

Perú.- La Fiscalía de Perú ordena la cremación del cuerpo del fundador de Sendero Luminoso, Abigael Guzmán

Archivo - El líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán
Archivo - El líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán - EL COMERCIO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Perú ha notificado este jueves a las autoridades y al Ministerio de Justicia que pueden iniciar los procedimientos pertinentes para proceder a la cremación de los restos del líder y fundador de la guerrilla maoísta peruana Sendero Luminoso, Abimael Guzmán.

Así, el cuerpo de Guzmán, quien falleció el pasado 11 de septiembre en su celda de la prisión de la Base Naval del Callao, serán incinerados tal y como dispone la ley recientemente aprobada en el Congreso peruano, recoge el diario local 'El Comercio'.

La mencionada legislación señala que las autoridades procederán a cremar los restos mortales de un sentenciado por terrorismo a fin de evitar poner en riesgo la seguridad nacional y el orden público.

La Fiscalía indicó que esta decisión se sustenta en "la defensa de los intereses públicos y el interés social" y considerando que "sus decisiones tienen impacto en la sociedad".

Hace unas semanas, la viuda de Guzmán, Elena Iparraguirre, quien también permanece en prisión, solicitó que se le entregara el cadáver de su marido para su sepultura, algo que la propia Fiscalía rechazó.

El fundador de Sendero Luminoso falleció a los 86 años de edad tras un deterioro de su salud atribuido a su negativa a ingerir alimentos desde el 13 de julio.

Guzmán, también conocido como 'camarada Gonzalo' fue el líder de la guerrilla peruana, activa principalmente en las décadas de 1980 y 1990. El 12 de setiembre de 1992 el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) ejecutó la operación 'Victoria', que permitió capturarle en una casa de Lima junto a varios de sus seguidores, incluida Iparraguirre.

Tras su detención fue sentenciado a cadena perpetua por un tribunal militar. Sin embargo, el Tribunal Constitucional anuló la sentencia y ordenó un nuevo juicio civil. Finalmente, en 2006 fue sentenciado a la misma pena por el delito de terrorismo contra el Estado.