Actualizado 01/12/2006 16:36:03 +00:00 CET

Perú.- Survival señala la tala ilegal de caoba como la principal amenaza de pueblos indígenas no contactados de Perú

Las perforaciones petrolíferas son otro de los problemas que sufren estos pueblos, muchos de cuyos habitantes son asesinados

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un trabajador de campo de la ONG Survival, David Hill, recién llegado de un viaje de investigación en la Amazonia peruana, señaló la tala ilegal de madera de caoba como la principal amenaza en las zonas habitadas por pueblos indígenas no contactados. Hill, de 28 años, viajó a los tramos más remotos de los ríos Las Piedras, Yurua y Curanja, para buscar información sobre estos pueblos y sobre las amenazas a las que se enfrentan.

Según sus palabras, "el objetivo del viaje era averiguar lo máximo posible sobre estos pueblos sin tener un encuentro con ellos". Sobre el terreno, Hill detectó que las actividades de tala ilegal de caoba son su mayor amenaza. "Me impresionaron mucho los datos de que los leñadores matan indígenas con regularidad, y que la compra y venta de caoba se lleva a cabo sin ningún tipo de secretismo", agregó.

Las perforaciones petrolíferas representan, según Hill, la otra gran amenaza para estos pueblos. "Hace que se abran partes remotas de la selva a intrusos, incluidos los madereros, que llevan enfermedades mortales a los pueblos indígenas aislados", explica. Según descubrió, más de la mitad de un pueblo murió tras prospecciones petrolíferas realizadas en los años ochenta.

A su juicio, "el Gobierno peruano debe actuar con rapidez para poner fin a las prospecciones petrolíferas en la tierra de los indígenas no contactados, y expulsar a todos los empresarios madereros ilegales". "Si no lo hace, estos pueblos caminarán hacia su extinción", alertó.

La mayoría de estos pueblos no contactados en Perú son cazadores-recolectores nómadas que se desplazan por zonas muy amplias de la selva del Amazonas. Todos ellos habitan en zonas muy remotas de Perú, aislados de la sociedad mayoritaria y de otros pueblos indígenas. Algunos practican el cultivo.

Aunque algunos pueblos puedan haber tenido contacto con no indígenas durante el 'boom' del caucho, --que diezmó a la población indígena a finales del siglo XIX y principios del XX, y ahora vivan aislados para asegurar su supervivencia--, otros pueden no haber tenido nunca ningún tipo de contacto.

Cada pueblo habla su propia lengua. Se estima que existen alrededor de 15 pueblos indígenas aislados diferentes, entre ellos los isconahua, capanahua, cacataibos, murunahua, mastanahua, mashco-piro, machigengua, nanti o los ashaninka.

Las estimaciones sobre el número de miembros de cada pueblo indígena aislado difieren, pero es un hecho que algunos de ellos están en peligro de extinción. Algunos de éstos forman parte de pueblos más grandes, los cuales tienen contacto con el exterior desde hace tiempo. Por ejemplo, los Isconahua son entre 20 y 40 personas, los Cacataibos, entre 150 y 200, los Mashco-piro, entre 250 y 600, y los Ashaninka, que serán unas 1.250 personas.

TRIUNFO ANTE LAS PETROLERAS

El pasado 22 de noviembre, estos pueblos indígenas peruanos consiguieron un doble triunfo sobre las empresas petroleras que amenazan su existencia, y que Survival califica de "histórico".

La compañía petrolera china SAPET, que ha estado realizando prospecciones en el sudeste de la Amazonia peruana, anunció que no entrará en territorio habitado por indígenas aislados.

En esta zona se estima que el número de indígenas ronda los 600 y que forman parte del pueblo piro, pero no se sabe mucho más acerca de ellos. A causa de su aislamiento respecto a la sociedad exterior, siguen siendo muy vulnerables frente a las enfermedades, y el contacto con ellos podría tener consecuencias drásticas.

Por su parte, los indígenas achuar, en el norte del Amazonas peruano, también han obtenido una victoria territorial sobre la compañía petrolera argentina PlusPetrol, tras un bloqueo de al menos dos semanas.

Más de 800 achuar bloquearon las instalaciones de la petrolera, las más grandes de Perú, en protesta contra la agresión ecológica a la que la producción petrolífera somete a sus tierras. Después de que se alcanzara un acuerdo entre la compañía y los indígenas, --que incluye promesas de una mejor actuación ambiental, derechos sobre la producción petrolífera para los indígenas, y el reconocimiento de su oposición a la explotación petrolífera en sus tierras--, se levantó el bloqueo.

"Estamos ante una importante victoria para los pueblos tribales", señaló Survival tras estas noticias. "La opinión pública ya no tolerará más a compañías que desprecien los derechos de estos pueblos. Es bueno ver cómo incluso las compañías petroleras que operan en áreas remotas están reconociendo este hecho", concluye la ONG.