Piñera aprueba un proyecto que legaliza las uniones de hecho entre homosexuales

Actualizado 10/08/2011 22:42:18 CET
El Presidente De Chile, Sebastián Piñera.
EUROPA PRESS/PRESIDENCIA DE CHILE

SANTIAGO, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, firmó un proyecto de ley que establece y regula el Acuerdo de Vida en Pareja (AVP) con el que quedan legalizadas todas la uniones de hecho, incluidas aquellas parejas entre personas del mismo sexo.

Esta iniciativa permitirá a Chile alcanzar "una sociedad más libre, pluralista y democrática", afirmó Piñera durante el acto de la firma del proyecto celebrado el martes el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo.

"Aprender a valorar y apreciar la diversidad y la diferencia entre los integrantes de nuestra sociedad. Y, sobre todo, hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que no existan discriminaciones odiosas o arbitrarias en nuestro país", expresó el mandatario.

La aprobación de este novedoso, pero a la vez controvertido proyecto, cumple con una de las promesas que hizo el empresario de derechas durante su campaña presidencial en 2009, según recordó Piñera durante el acto en el que estuvieron presentes varios de sus ministros.

El AVP es un contrato, que pueden celebrar parejas heterosexuales y homosexuales con el propósito de regular los efectos jurídicos derivados de su vida afectiva en común y no altera el estado civil de los contratantes. Los interesados deberán estar solteros y no ser hermanos. El documento se podrá obtener a través de un registro civil o ante un notario.

"Este proyecto de ley trata por igual y no discrimina a parejas de sexos distintos o del mismo sexo, pues en ambos casos es posible desarrollar el amor, el afecto, el respeto y la solidaridad que inspiran por naturaleza un proyecto de vida en común y con vocación de permanencia", aseguró el jefe de Estado.

Según Piñera, en Chile "no existe un solo tipo de familia, existen múltiples formas o expresiones de familias", por tanto, "además de la familia tradicional" también "existen muchas otras formas de familias" como aquellas donde hay parejas del mismo sexo.

Ante la controversia desatada, el mandatario aclaró que el nuevo AVP "está creando una nueva figura legal, pero no está modificando el concepto de matrimonio" establecido en las leyes. "Al proceder de esta manera, lo hago honrando no solamente un compromiso de campaña, sino que también una profunda convicción que me lleva a sostener que el matrimonio, por su naturaleza, debe ser entre un hombre y una mujer", enfatizó.

A pesar de estas convicciones, la realidad "no me impide reconocer que existen otras formas de relaciones afectivas, incluidas aquellas entre personas del mismo sexo, y que son también relaciones respetables, valiosas y, por tanto, el Estado tiene la obligación, en mi opinión, en la búsqueda del bien común, de reconocer, proteger y respetar".