Pinochet.- La hija de Allende afirma que los juicios contra personas del entorno de Pinochet van a continuar

Actualizado 13/12/2006 20:18:49 CET

Opina que la asistencia de la ministra de Defensa al funeral en recuerdo del ex dictador "fue innecesaria"

ALCOBENDAS, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La diputada chilena Isabel Allende, hija del ex presidente Salvador Allende, afirmó hoy en el municipio madrileño de Alcobendas que "los juicios que se ciernen también sobre las personas" del entorno del ex dictador Augusto Pinochet, fallecido el pasado domingo, "deben de continuar y evidentemente lo van a hacer".

No obstante, la diputada chilena expresó su sentimiento de "frustración por el dolor de las víctimas y por no haber acabado con una sentencia condenatoria al final", ya que, según consideró, "este es un asunto pendiente".

Así lo indicó Allende durante su visita a Alcobendas, localidad que cuenta con un bulevar en honor a su padre, donde mantuvo un encuentro con el alcalde, José Caballero, tras reunirse ayer con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y esta mañana con el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, para tratar las cuestiones referentes a las 300 causas judiciales abiertas contra la figura del fallecido dictador.

Allende, visitó el municipio para cerrar "una cooperación mutua en beneficio de la Fundación Salvador Allende". En este sentido, el primer edil explicó que la ciudad colaborará con el 'Museo de la Solidaridad Salvador Allende' de Santiago de Chile como "muestra de la solidaridad" que Alcobendas le debe al ex mandatario chileno.

La diputada chilena ha viajado a España para cerciorarse de que "sigue abierta" la causa contra el ex dictador por blanqueo de dinero, en la que también se haya imputada la esposa de Pinochet y el secretario particular del ex comandante en jefe.

En este sentido, insistió en que Garzón le confirmó esta mañana que "prosigue la acción judicial", y manifestó su "tremendo dolor de que no pasase nada después de que Pinochet robara 30 millones de dólares a los chilenos para que finalmente los vayan a heredar sus familiares". "Es necesario actuar. De no hacerlo, se demostraría que el Estado chileno no es real y que no todos los chilenos son iguales ante la ley", puntualizó.

ASISTENCIA DE LA MINISTRA DE DEFENSA AL FUNERAL

En referencia a la asistencia de la ministra de Defensa chilena, Vivianne Blanlot, a la celebración del funeral oficiado por el Ejército en recuerdo del fallecido dictador, Allende expresó su "opinión estrictamente personal" considerando que la asistencia de Blanlot "fue innecesaria".

A este respecto, aclaró que "hay que ser firmes a la hora de garantizar que las Fuerzas Armadas estén a las órdenes de la autoridad democráticamente elegida y de su no intervención en la política".

No obstante, coincidió con la titular de la cartera de Defensa en que debe "sancionarse" al nieto del ex comandante Pinochet, quien aprovechó el funeral para alabar la figura de su abuelo por acabar con "el modelo marxista".

PINOCHET "ENGAÑÓ" A SALVADOR ALLENDE

Por otra parte, Isabel Allende reconoció que Pinochet "engañó" a su padre, puesto que "su único título legítimo se lo concedió él, como comandante en jefe del Ejército". También considera que mintió al general Prats, quién le "recomendó" al presidente por considerarle "fiel a los principios y a la doctrina del general Schneider, quien fuera asesinado para que mi padre no pudiera recibir la presidencia".

En referencia a los conflictos sucedidos estos días en Chile, protagonizados por pinochestistas y detractores del comandante, la hija de Salvador Allende comentó a Europa Press que no son más que una "evidencia de que Chile es un país dividido y de que en él existen heridas muy profundas porque no hubo posibilidad de hacer justicia a tiempo".

La diputada chilena restó importancia al movimiento de apoyo a Pinochet y afirmó que "la mayor parte de los chilenos tienen muy clara la responsabilidad" del autócrata. A este respecto, agregó que los chilenos sólo podrán reencontrarse si entienden que "por seria que sea una crisis, nunca más puede solucionarse a través de un golpe de estado, ni con el quebranto de los derechos humanos, ni mediante torturas".