Actualizado 06/10/2015 6:59:58 +00:00 CET

Polémica en Río de Janeiro por la eliminación de líneas de bus

   RÍO DE JANEIRO, 6 Oct. (Notimérica) -

   El Ayuntamiento de Río de Janeiro ha empezado a eliminar decenas de líneas de autobús para agilizar al tráfico, aunque la decisión ha generado una gran polémica porque dificultará las comunicaciones entre los suburbios de la zona norte y las famosas playas de la zona sur, por ejemplo.

   El tráfico de la 'Ciudad Maravillosa' es uno de los principales quebraderos de cabeza de los cariocas y uno de los principales retos de cara a los Juegos Olímpicos del año que viene; Río está considerada la tercera ciudad con el peor tráfico del mundo, solo superada por Estambul y México DF, según un reciente estudio de TomTom.

   Gran parte de los atascos están causados por los autobuses, ya que el 64% de las líneas se solapan en el 80% de los trayectos, lo que hace que en una misma calle pueda haber decenas de autobuses parados y prácticamente vacíos.

   El Ayuntamiento se ha propuesto acabar con esa disfunción y ha empezado a eliminar líneas; hasta abril de 2016 se suprimirán 70, se modificarán 41 y se crearán 16 nuevas; unos cambios que se calcula que afectarán a 800.000 personas y que ya están provocando controversia entre los vecinos.

   "A partir de ahora yo voy a tener que coger tres autobuses para llegar al centro, cuando antes con uno me bastaba. Eso significa seis buses al día, más dinero y que no voy a poder ir sentado", se quejaba a Notimérica Hevert Moreira, vecino de la favela de Vidigal, durante una protesta contra los cortes realizada la semana pasada.

   Y es que con los cambios se acabarán muchos trayectos directos y habrá que hacer más transbordos, sobre todo para llegar desde los suburbios de la zona norte, más pobres, hasta los barrios acomodados de la zona sur, donde están las playas más famosas.

   Por eso, los críticos con la medida argumentan que detrás hay una política higienista que quiere apartar a los negros y pobres de los mejores barrios de la ciudad: "Tengo amigos en la zona norte que cada vez que bajan a la playa son parados por la policía. Es algo constante, es un racismo que sufren cada día", se lamentaba Moreira.

   Muchos ven relación entre los cortes y los recientes episodios de 'arrastões' que atemorizaron a los bañistas de la zona sur y que generaron mucha polémica por la manera en que la policía registraba y detenía a menores de edad en los autobuses, antes incluso de que cometieran cualquier delito, como medida preventiva.

   Una de las líneas que será eliminada es la 474, que comunica el barrio de Jacaré, en el norte, con Leblon, el más caro de Río, en el sur; la línea se hizo famosa en los últimos días por los numerosos incidentes que sufre con menores de las favelas que bajan a la playa los fines de semana.

   Los responsables municipales rechazan las críticas segregacionistas porque los cambios ya estaban previstos desde hace tiempo, y creen que tampoco supondrán un coste extra para el usuario, porque el 80% de los pasajeros ya disponen de 'billete único', una tarjeta que permite hacer transbordos gratuitos en un margen de dos horas y media.