Publicado 02/07/2015 21:23CET

Porfirio Díaz, uno de los personajes más controvertidos de la historia de México

Porfirio Díaz
WIKIPEDIA

   CIUDAD DE MÉXICO, 2 Jul. (Notimérica) -

   Una de las figuras más polémicas del siglo XX, el militar, dictador y político mexicano Porfirio Díaz, sigue causando controversia 100 años después de su muerte entre sus detractores y aquellos que todavía encumbran su figura.

   Díaz, que nació en Oaxaca en 1830, se convirtió en uno de los políticos con mayor trayectoria en México. A través de nueve mandatos se mantuvo en el poder durante casi 35 años.

   Mientras que algunos recuerdan a Díaz como todo un 'villano' y dictador, otros defienden la importancia que tuvo en la derrota de Napoleón III, sobrino de Napoleón Bonaparte, y la entrada en una etapa de prosperidad económica bajo su gobierno.

   Antes de asumir la presidencia, era conocido como un militar destacado que organizó guerrillas en Oaxaca contra de las tropas francesas que pretendían la invasión de México.

   Además, fue el protagonista de varios intentos golpistas que culminaron con el Plan de Tuxtepec y llevaron a Díaz a ocupar la presidencia.

EL POSITIVISMO COMO BANDERA POLÍTICA.

   Porfirio Díaz, conocido por el lema "poca política y mucha administración", lideró el país de forma dictatorial para conseguir un sistema político y económico estable. A través del uso de la fuerza pública mantuvo el control de sus detractores y de las fuerzas criminales del país y propició el desarrollo económico.

   Por ese motivo, aquellos que defienden a Díaz señalan la bonanza económica como una de las fortalezas de sus más de tres décadas de mandato. No obstante, muchos otros consideran que está nueva riqueza que había surgido en México era muy desigual.

   En cualquier caso, su gobierno se basó en el positivismo y en la búsqueda de el orden y el progreso a cualquier precio. Díaz mejoró las relaciones estratégicas con países como Estados Unidos a través del pago de la deuda externa y trató de eliminar los diferentes conflictos que predominaban en el país.

   De este modo, su gobierno, el Porfiriato, ha sido definido por algunos historiadores como dictadura social. Aunque las reacciones por las clases bajas, que no veían incrementados sus ingresos, no se hicieron esperar.

   Una de las manifestaciones más importantes se produjo en Veracruz, cuando un grupo de 500 soldados llegó a la ciudad para eliminar el gobierno dictatorial, aunque la sublevación sería finalmente acallada.

   En cualquier caso, el expresidente se mantuvo en el poder durante casi 35 años, entre 1876 y 1911 y se convirtió en uno de los protagonistas de la historia mexicana del siglo XX.

   Ante las protestas sociales y políticas, en 1911 Díaz renunció a su puesto de presidente y decidió exiliarse a Francia junto a su familia.

   Finalmente, moriría en París el 2 de julio de 1915 donde todavía descansan sus restos.

CUMPLIMIENTO DE LA ÚLTIMA VOLUNTAD DE DÍAZ.

   En 2014, se creó la Comisión Especial de Festejos del Centenario Luctuoso del General Porfirio que, liderada por el regidor Francisco Jiménez, busca que el Ayuntamiento de Oaxaca, la ciudad natal de expresidente, realice una petición oficial a París para poder recuperar los restos, que se encuentran en el cementerio de Montaparnasse.

   La última voluntad expresada por Díaz era poder descansar en la Iglesia de La Soledad, en su pueblo natal. Jiménez señala que sería todo un gesto que se reconociera la labor que Díaz hizo por México.

   "Cuando era presidente la economía fue muy buena, hubo un avance brutal en ferrocarriles, puertos marítimos, en carreteras". Aunque, según señaló el regidor, el gobierno no se preocupó en exceso de los pobres. "En su época ese tipo de cosas no se hacía", destacó Jiménez a 'BBC Mundo'.