Los "porros", el terror de la UNAM: ¿quiénes son y por qué actúan?

Porros
TWITTER
  
Actualizado 06/09/2018 11:25:21 CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 6 Sep. (Notimérica) -

   El pasado lunes por la tarde un grupo de jóvenes armados con piedras y bombas molotov atacaron a estudiantes de la Universidad Autónoma de México (UNAM) que se manifestaban de forma pacífica exigiendo ciertas demandas como la asignación de maestros a cada asignatura y una nueva administración en la que el alumnado tenga conocimiento del historial profesional de los docentes. Esta manifestación terminó con varios estudiantes heridos a manos de los "porros", pero ¿quiénes son estos grupos?, ¿por qué actúan?

   El origen de estos grupos y de su nombre "porros" se remonta a finales de los 50. En esta fecha, según indica el investigador de la UNAM Imanol Ordorika, convergió la tradición de violencia y pandillerismo universitario de los grupos conservadores tradicionales, con las formas corporativas y autoritarias del Estado mexicano.

EL PORRISMO

   "Las conexiones estrechas entre estos grupos de pandilleros, al servicio de las autoridades universitarias y el gobierno, con los equipos de fútbol americano y sus animadores, dieron lugar al calificativo de "porros" con el que se les conoce hasta nuestros días", asegura el investigador en su research 'Violencia y porrismo en la educación superior en México'.

porros

   Si consultamos el Diccionario del español de México, a un porro se le define como una "persona que se dedica a golpear y agredir a los estudiantes, generalmente pagada o sostenida por intereses políticos: "La oligarquía nativa se defiende e incita y estimula a los delincuentes, fomenta a los porros y demás especímenes gangsteriles", asegura Ordorika.

   Bajo la complacencia de las autoridades universitarias y del gobierno mexicano, estos enormes grupos de apoyo que llegaron a rebasar los 60.000 miembros, comenzaron a ser cooptados por intereses políticos diversos. Eran grupos que generaban violencia alrededor de las rivalidades deportivas, de escuelas, de barrios, incluso, por celos y relaciones amorosas.

   Los conflictos entre estudiantes y autoridades gubernamentales de finales de los años sesenta empezaron con una fuerte sospecha de infiltración de grupos de choque en las manifestaciones estudiantiles.

REPRESIONES DE TERROR

   La represeión cada vez más brutal hacia los estudiantes mexicanos comenzó el 26 de julio de 1968, en dos marchas independientes que se saldaron con más de 500 heridos. El "porro" se convirtió en un símbolo de violencia, represión e infiltración de intereses ajenos en las protestas universitarias.

   Aterrorizando a los estudiantes de bachillerato, con fuerte presencia también en universidades y apariciones violentas esporádicas, los llamados porros se han transformado con el tiempo, pero nunca se han ido. Uno de los problemas más dolorosos de la educación pública en México.

UNAM

   Actualmente, las organizaciones porriles son simple y llanamente grupos de choque, mercenarios de la violencia que venden golpes al mejor postor. Un porro no tiene ideología, no busca desmantelar nada ni apoyar nada; un porro sigue, simplemente, las órdenes de quien le paga, de los líderes que sigue, de las lealtades que debe.

   Las multitudinarias manifestaciones que se han congregado para repudiar el porrismo en la UNAM muestran que, cincuenta años después de la tragedia de Tlatelolco, la comunidad universitaria no está dispuesta a aceptar pasivamente la existencia de golpeadores profesionales y mercenarios de la violencia en sus instalaciones. Tal vez este sea el principio para desmantelar estas organizaciones lamentables o sirva, simplemente, para evitar más tragedias.