Actualizado 01/04/2015 15:50 CET

"No hay un solo minuto en que no pensemos en las víctimas"

Presidentes de Lufthansa Carsten Spohr  y Germanwings Thomas Winkelmann
Foto: JEAN-PAUL PELISSIER / REUTERS

   PARÍS, 1 Abr. (Notimérica/EP) -

   "Hablo en nombre de toda Lufthansa. No hay ni un solo minuto en el que no pensemos en las víctimas", afirmó este miércoles el presidente de la compañía, Carsten Spohr, quien junto al directivo de Germanwings, Thomas Winkelmann, visitó el monolito erigido en las proximidades del lugar donde el pasado 24 de marzo se estrelló el Airbus 320 con 150 personas a bordo y donde depositaron una corona de flores en recuerdo de los fallecidos.

   Spohr dijo que tomará un largo tiempo determinar los hechos que llevaron a la caída, aparentemente deliberada, del avión de su subsidiaria económica Germanwings, si bien indicó que "cada día nos vamos enterando más de las causas del accidente", informa Reuters.

   El presidente de Lufthansa rehusó a responder preguntas respecto a qué sabía la compañía sobre la salud mental de Andreas Lubitz, el copiloto de la aeronave del que los investigadores creen que estrelló el avión en forma deliberada.

   Lufthansa dijo el martes que Lubitz había informado a la escuela de aviación de un "período severo de depresión" tras hacer una pausa en su capacitación como piloto.

   Además y según según 'Le Parisien', los dos presidentes abandonaron el lugar sin responder a las preguntas de los periodistas sobre el supuesto vídeo aparecido con los últimos instantes de lo que se vivió en el interior del avión antes de estrellarse.

GRACIAS A LOS EQUIPOS DE RESCATE

   Los responsables de Lufthansa y de Germanwings han dado las gracias a los equipos de rescate y a los investigadores que trabajan ya en identificar a las víctimas y en esclarecer lo ocurrido por su "profesionalismo" y han prometido que tanto Lufthansa como Germanwings apoyarán a las familias de las víctimas mientras se necesario.

   Por ello, Spohr comentó a la prensa que para él y para Winkelmann era "esencial estar aquí hoy, expresar nuestro dolor ante esta estela".

   "También hemos venido para dar las gracias a todos los que se han desplegado, la Policía, la Gendarmería, el personal militar, los forense pero también a los habitantes de la región", ha añadido, elogiando "el profesionalismo y la empatía" de todos ellos.

   Por otra parte, ha prometido que la aerolínea seguirá dando su apoyo "mientras sea necesario" a las familias de las 150 víctimas. Spohr ha aprovechado para expresar nuevamente sus "condolencias" y su desolación por lo ocurrido. "No hay ninguna palabra para expresar nuestro pesar", ha remachado.

300 MILLONES DE DÓLARES PARA INDEMNIZACIONES

  Por otro lado, Allianz Global Corporate & Specialty (AGCS) ha confirmado la reserva de 300 millones de dólares (279 millones de euros) para cubrir las indemnizaciones a las familias de las víctimas del vuelo 4U9525 de Germanwings, si bien advierte de que se evaluará cada caso "individualmente", por lo que llevará un tiempo una cuantificación precisa.

   "Cada reclamación será tratada de forma individual. En tan difíciles circunstancias, el proceso de análisis completo y evaluación de cada caso es probable que lleve algún tiempo. Esta es la razón por la que Lufhansa Group, con el apoyo de las aseguradoras, está ofreciendo el pago provisional de 50.000 euros en nombre de Germanwings a los familiares para hacer frente a sus necesidades financieras inmediatas", señaló en un comunicado.

   Es la primera vez que la aseguradora, que asumirá las indemnizaciones del accidente en los Alpes franceses, da detalles sobre la posible cuantía de las indemnizaciones, ya avanzada por algunos medios, que indicó se ajustarán "plena y equitativamente" a la legislación aplicable.

   Según Allianz Global Corporate, los 279 millones de euros reservados incluyen los pagos iniciales de compensación tanto a los familiares de las víctimas, como cubrir los daños en la aeronave --que corresponde a otro consorcio independiente--, así como otros gastos como la asistencia a los familiares y los servicios de apoyo a la investigación en la zona.

   La compañía que lidera el consorcio asegurador del grupo aéreo alemán, asegura que todas las reclamaciones se abordarán "de manera justa y con la mayor rapidez posible, en estrecha consulta con los familiares de los pasajeros y sus representantes".

LAS INDEMNIZACIONES NO VARÍAN POR LAS CAUSAS

   La cuantía de esta indemnización variará dependiendo de las circunstancias personales de cada pasajero, como edad o familia, pero no por las causas por las que se haya producido el siniestro, según han explicado a Europa Press en fuentes del sector.

   A bordo del avión siniestrado, que partía de Barcelona y tenía como destino Dusseldorf, viajaban 144 pasajeros, entre ellos 50 españoles y 9 latinoamericanos, y seis tripulantes. Las investigaciones apuntan a que el copiloto de la aeronave, Andreas Lubitz, pudo estrellar el avión de manera intencionada.

   "Las indemnizaciones no cambian porque la aerolínea ha hecho un contrato con los pasajeros y sigue siendo responsable de los daños, independientemente de las causas por las que se hayan producido el accidente", han indicado.

  El Reglamento 785/2004 del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de abril de 2004 sobre los requisitos de seguro de las compañías aéreas y operadores aéreos establece que con respecto a la responsabilidad por los pasajeros, la cobertura mínima del seguro que ha de tener la compañía aérea será de 250.000 derechos especiales de giro por cada uno.

   Los derechos especiales de giro es un activo de reserva de divisas internacional definido y mantenido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que en la actualidad equivale a 0,788 euros. Si se convierten a la moneda europea los 250.000 derechos especiales por pasajero, los allegados de cada víctima podrán percibir un mínimo de 316.882 euros.

   Al margen de asegurar a los pasajeros, la aerolínea también tiene cobertura para el equipaje, que será de un mínimo de 1.131 derechos especiales de giro (1.435,3 euros) por pasajero. Por carga, la indemnización mínima será de 19 derechos especiales de giro (24,11 euros) en operaciones comerciales, según el reglamento 285/2010 de la Comisión de 6 de abril de 2010.