Publicado 24/04/2015 14:47:55 +02:00CET

Un preso muerto y dos graves por el hacinamiento en el calabozo de San Miguel de El Salvador

EL SALVADOR
CÁRCEL

SAN SALVADOR, 24 Abr. (Notimérica) -

Un preso ha fallecido y dos han sufrido desmayos este jueves mientras esperaban en el calabozo de la delegación de la Policía Nacional Civil de San Miguel (El Salvador), debido a las condiciones de hacinamiento y falta de salubridad.

El fallecido ha sido identificado como José Noé González Angulo, de 48 años, que había sido condenado por el delito de extorsión. González falleció mientras era transportado hacia el hospital regional San Juan de Dios y dos presos más permanecen ingresados de emergencia por síntomas de deshidratación y asfixia.

Los presos presentaban un cuadro de hipertermia (aumento anormal de la temperatura corporal) y deshidratación aguda, lo que les generó pérdida del conocimiento y problemas de respiración.

"Cuando llegaron a emergencias, uno de ellos ya estaba sin vida. Los otros dos fueron llevados de inmediato a una sala de aislamiento donde se les practicaron los primeros auxilios y se lograron estabilizar", según ha indicado un miembro del personal médico y publica el diario salvadoreño 'La Prensa Gráfica'.

Con la muerte de González Ángulo, la cifra de privados de libertad que han muerto en la delegación de San Miguel en menos de una semana se eleva a cuatro.

El viernes 17 falleció el preso Cándido Adalberto Salaverría Hernández. Esa misma noche se registró la muerte de Carlos Manuel Arévalo, que estaba implicado en el asesinato de un magistrado de la Corte Suprema de Justicia. El lunes 20 murió Kevin Osael Martínez.

Como medida preventiva, han sido trasladados 30 presos ante las condiciones de hacinamiento. El delegado departamental de la Procuraduría de los Derechos Humanos de San Miguel, Rubén Flores, ha asegurado que ya se han sostenido reuniones con las autoridades competentes para poder despejar las celdas que prácticamente estarían a punto de colapsar.

Flores ha revelado que la mayoría de casos son de enfermedades respiratorias y problemas de piel, causados por la insalubridad de los recintos que están repletos de presos. "Preocupa que el hacinamiento ha llegado a proporciones extremas. Ya no se pregunta quién está enfermo, sino quién no está enfermo", ha denunciado.

Por su parte, el jefe de la delegación de San Miguel, Raúl Ábrego, ha reconocido que las bartolinas de esta delegación se encuentran sobresaturadas, ya que actualmente hay alrededor de 500 presos; por lo que se han comenzado a realizar algunas gestiones para evitar que los presos continúen enfermando a causa del hacinamiento.