Pros y contras de la 'Zona libre' con la que AMLO pretende revitalizar la economía en la frontera con EEUU

Publicado 11/02/2019 14:59:45CET
Frontera de San Ysidro entre Estados Unidos y México
REUTERS / LUCY NICHOLSON - Archivo

   CIUDAD DE MÉXICO, 11 Feb. (Notimérica) -

   Las imágenes que dejaron las caravanas de migrantes del pasado año son la reafirmación de que la emigración desde Centroamérica y México hacia Estados Unidos lejos de reducirse, sigue moviendo a miles de personas.

   La amenaza del muro que quiere colocar el presidente del país norteamericano, Donald Trump, sumado a las dificultades económicas que afronta la región, son algunas de las motivaciones que impulsan los movimientos migratorios; pero la llegada a la presidencia mexicana de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) podría revitalizar la economía en el norte del país y reducir así las marchas hacia EEUU.

   Desde que tomó posesión del cargo el 1 de enero, AMLO ha reivindicado la necesidad de mejorar las condiciones de los mexicanos, fundamentalmente en este área del país, y para ello ha puesto en marcha una iniciativa conocida como 'Zona Libre' para impulsar las economías de los pueblos situados del lado mexicano de la frontera.

   El proyecto, que ya comienza a materializarse, se aplicará en toda la frontera, lo que implica una longitud total de 3.180 kilómetros y un ancho de 25.

   Como primera medida, el impuesto a las ventas en toda la zona implicada se ha reducido ya a la mitad, pasando del 16 por ciento al ocho, tal y como informa 'BBC Mundo'.

   Del mismo modo, los impuestos a la renta se han reducido del 30 por ciento al 20 y el salario mínimo se ha duplicado a 176,20 pesos mexicanos (algo más de nueve dólares) por día. Además, los precios del combustible en la zona se han igualado a los de EEUU.

   Con estas medidas, el presidente espera no solo reducir la emigración, sino "animar a más empresas estadounidenses a invertir en empresas mexicanas y así impulsar los vínculos comerciales transfronterizos", recoge 'BBC Mundo'. "Es un proyecto muy importante para ganar inversiones, crear empleos y aprovechar la fortaleza económica de EEUU", ha señalado el mandatario.

DUDAS

   Pese a los elementos sociales de la iniciativa, algunos expertos dudan de la viabilidad de la misma. Nikia Clarke, vicepresidenta de la Corporación de Desarrollo Económico Regional de San Diego, considera que estas medidas generar dudas por la reacción de los empresarios.

   "No está claro cómo el aumento del salario mínimo afectará los balances de muchas empresas que operan en la frontera, que podrían haberse instalado allí por cuestiones de costos, o si el recorte del impuesto sobre la renta moderará ese gasto extra", explica Clarke al mismo medio.

   Pese a ello, la economista señala que "un desarrollo económico fuerte en la región fronteriza es bueno para México, ya que a la larga probablemente ayude con algunos de los desafíos de la migración, lo que también es bueno para EEUU".

   Por su parte, la comunidad empresarial mexicana también alerta sobre dos posibles riesgos. En primer lugar, el director de la Cámara de Comercio de Ciudad Juárez, Carlos Castañeda, teme que "el asunto del salario se convierta en una lucha entre una empresa y sus empleados". Y en segundo, existe la preocupación entre los empresarios mexicanos de que las empresas decidan trasladarse a la zona fronteriza porque la reducción de los impuestos compense las subidas salariales , lo que dañaría la economía de las zonas que abandonarían.

Para leer más