Un pueblo de Honduras consigue acceso a agua potable después de 40 años

A migrant man from Honduras bathes in a fresh water stream as he and others, par
REUTERS / ADREES LATIF - Archivo
Publicado 12/02/2019 20:59:38CET

   TEGUCIGALPA, 12 Feb. (Notimérica) -

   El pueblo hondureño de Dolores ha conseguido construir un sistema de cañerías de 35 kilómetros para recibir agua potable --después de 40 años sin acceso-- a través de un mecanismo que traslada mediante la gravedad el caudal un río próximo.

   Dolores presenta grandes dificultades en el terreno, montañoso, y el río dificulta el bombeo de agua, por lo que sus habitantes se veían obligados hasta el momento a beber agua de un arroyo cercano que se encuentra contaminado por residuos mineros y aguas fecales.

   Debido a la ingesta de agua contaminada, 70 personas enfermaron de hepatitis y una niña de 13 años murió, lo que provocó que los pobladores levantasen el sistema de agua con la ayuda de la empresa estatal de agua potable (SANAA).

   La financiación ha estado al cargo de donaciones del Fondo español de Cooperación para Agua y Saneamiento, y ha sido gestionada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

   "Puedes ser de una religión, de un partido, pero cuando se trata de algo tan preciado como el agua, todo el mundo se une", ha explicado el presidente de la Junta General del agua del municipio, Juan Manuel Reyes, al diario 'El País'.

   Gracias a este proyecto, más de 400 vecinos cuentan con agua potable gestionada por la comunidad, un inodoro, un lavabo, una ducha y fosas sépticas, algo de lo que antes no disponían.

    Además, se han instalado micromedidores en las casas, de forma que cada uno paga lo que gasta y con esos ingresos se llevan a cabo arreglos y se compran los químicos necesarios para mantener el sistema.

   "Al aumentar la cantidad de agua distribuida, las personas no están sujetas a tener que comprar a otros particulares sin garantía alguna sobre la calidad del agua, lo que puede repercutir en problemas de tipo gastrointestinal", argumenta el responsable de Programa de la Aecid en Honduras, Manuel Blázquez.

Contador