¿Quién es Assad Barakat, el terrorista libanés más buscado de Iberoamérica?

Publicado 17/09/2018 20:49:52CET
Lebanese-born businessman Assad Ahmad Barakat, a suspected member and Fundraise
REUTERS / STRINGER .

   MADRID, 17 Sep. (Notimérica) -

   Assad Ahmad Barakat es el agente clave del grupo terrorista Hezbolá y su líder financiero en Iberoamérica. A principios de 2004 fue designado por Estados Unidos como "muy peligroso" por sus operaciones en el Área de la Triple Frontera (TF) de América Latina, la región que abarca las fronteras de Paraguay, Brasil y Argentina.

   Como agente de relevancia en la zona, operó la red financiera de Hezbolá, un grupo político y militar que opera en el Líbano y Siria bajo la influencia iraní, en la región y poseía varios negocios propios desde lo cuales realizaba actividades de lavado de dinero para generar fondos para el grupo terrorista.

   Después de que en Argentina explotara la Embajada de Israel en 1992 y la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, dos atentados terroristas que dejaron decenas de víctimas y marcaron la política local para siempre, el fiscal al cargo del atentado contra la AMIA, Alberto Nisman, solicitó a la Justicia paraguaya investigar a Barakat, quien ya era señalado como el posible recaudador y reclutador de voluntarios para Hezbolá, había señalado 'Misiones Online' por ese entonces.

   Barakat fue acusado formalmente por Paraguay en 2001 y cumplió una condena de prisión de seis años y medio en el país después de que fuera arrestado en Brasil en 2002.

   Dos años más tarde, Barakat fue declarado por la Oficina de Control de EEUU como "terrorista global especialmente designado". Los estadounidenses aseguraban que tenía relación con el director financiero de Hezbolá, llamado Alí Kazan, y la idea de que el grupo también operaba en América Latina. Es necesario recordar que aquel movimiento fue declarado como una agrupación terrorista por naciones como EEUU, Israel, Reino Unido y Canadá, entre otras.

   Asimismo, el libanés no solo es buscado por las autoridades argentinas: el juez penal de Paraguay, Rubén Riquelme, reveló que la Fiscalía solicitó su pedido de detención a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol). En efecto, Barakat es buscado porque habría obtenido su documento paraguayo de modo fraudulento.

   Barakat sigue libre, quién sabe donde estará su escondite. Lo que si se sabe es que seguirá relacionando con el terrorismo, el narcotráfico o el lavado de dinero hasta que las autoridades de alguna nación iberoamericana tenga la habilidad de capturar a este escurridizo y presunto terrorista.