Actualizado 05/03/2015 09:28 CET

¿Quién es Omar Treviño, el narcotraficante más buscado de México ?

Omar Treviño
Foto: FACEBOOK

MADRID, 4 Mar. (Notimérica) -

   Omar Treviño Morales, el famoso líder del cártel de 'Los Zetas', fue detenido este miércoles en una operación conjunta de la Policía Federal y el Ejército mexicano en el municipio de Garza García (Nuevo León). El mexicano era uno de los hombres más buscados de América pero, ¿quién es Treviño, más conocido como el 'Z42'?

   El líder de la banda nació el 26 de enero de 1974 en la ciudad mexicana de Nuevo Laredo (Tamaulipas). Comenzó a delinquir robando coches, por lo que fue fichado por la Policía. Pronto entró en el mundo de la extorsión y, junto a varios de sus hermanos, se unió a uno de los grupos armados con formación militar más violento de México, 'Los Zetas', que trabajaban junto al cártel del Golfo.

   'Z42' asumió el control de la agrupación criminal en 2013, tras la detención de su hermano Miguel Treviño, 'Z40'. Los principales negocios que se llevaban a cabo son el tráfico de drogas, extorsión, secuestro, homicidio, tráfico de personas y robo a mano armada.

   En México, Treviño es acusado de delincuencia organizada y portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército. Además, en Estados Unidos tiene cargos por tráfico de cocaína. Por estos delitos, el mexicano figuraba en la lista de los siete narcotraficantes más buscados de su país. La Procuraduría General de la República (PGR) ofrecía una recompensa de 2 millones de dólares por cualquier información, mientras que Estados Unidos ofrecía 5 millones.

   Omar Treviño, especializado en el narcotráfico, extorsión y secuestro, también es conocido por sus numerosos crímenes violentos y sin pudor. Él mismo afirmó haber matado a más de 1.000 personas.

   Treviño hizo de 'Los Zetas' un grupo violento y sadista: sometían a torturas, mutilaciones y decapitaciones a sus enemigos, incluso llegaron a grabar sus aberraciones y colgarlas en 'YouTube'.

   Son conocidos también por la manera en que se deshacían de cuerpos, eliminando el rastro con diesel o ácido, o quemándolos en barriles de aceite.

   Hacia 2010 ganaron fuerza e iniciaron una terrible expansión que sembró el territorio mexicano de cadáveres desmembrados. Entre los crímenes cometidos, fue de gran relevancia el caso del secuestro, tortura y matanza de cientos de inmigrantes centroafricanos entre 2010 y 2012, en San Fernando (Tamaulipas), y la desaparición de 300 personas en Allende y Piedras Negras (Coahuila), para exigir dinero.

   En su época de esplendor llegaron a tener presencia en 14 estados, pero la constante intervención del Ejército, la sucesiva caída de sus líderes y también su propia incapacidad para asentarse pacíficamente en un territorio propiciaron su declive.

Omar Treviño