Rebecca Francis, la cazadora que mató a un jirafa y posó orgullosa junto a ella

Actualizado 05/08/2015 16:55:48 CET

   MADRID, 4 Ago. (Notimérica) -

   El asesinato del león Cecil, el más querido de Zimbabue, a manos del dentista estadounidense Walter Palmer sigue dando que hablar y continúa levantado ampollas entre aquellos que consideran la caza de animales como una práctica inaceptable. Ahora, es Rebecca Francis, otra cazadora estadounidense, quien está en el punto de mira de las críticas, tras haber compartido una foto en la que posa sonriente junto a una jirafa muerta.

   La imagen se dio a conocer a través de la cuenta de Twitter del popular cómico británico, Ricky Gervais. "¿Qué tuvo que pasarte en tu vida para querer matar a un bello animal y tumbarte junto a él sonriendo?", escribía Gervais junto a la foto.

   

   

   Aunque el cómico compartía la foto el pasado mes de abril, la muerte de Cecil ha hecho que personas de todo el mundo hayan salido ahora en defensa de los animales, criticando y denunciando a través de las redes sociales a la cazadora Francis, tal y como ha ocurrido con Palmer durante los últimos días.

   Además de Palmer y Francis, otras personas aficionadas a la caza y a compartir sus trofeos en la red han sido blanco de numerosas críticas por parte de los usuarios de internet: "Tienen una propensión psicópata y sociópata para matar cualquier cosa, desde o dentro de África", decían en Twitter. Otros les calificaban como "orgullosos americanos estúpidos" o como "seres humanos repugnantes".

   

   

   

   

   

   

   

   

"NO ME ARREPIENTO".

   Rebecca Francis, quien es cazadora habitual y ya había compartido este tipo de imágenes en otras ocasiones, justificó el asesinato de la jirafa tras la polémica mediante un comunicado compartido por HuntingLife.com: "Me preguntaron si quería preservar esta jirafa proporcionando a los habitantes del lugar comida y otros medios de supervivencia. El animal iba a morir pronto inevitablemente. Elegí honrar su vida y no me arrepiento ni un segundo".

   Tanto la acción de Francis como la de Palmer han suscitado la apertura de peticiones en Change.org: "En las últimas décadas hemos perdido más del 80%-90% de la población de leones a nivel mundial debido a la pérdida de su hábitat, a enfermedades, cazadores furtivos y de trofeos, y el comercio ilegal de pieles exóticas. La mayoría de los leones asesinados terminan como trofeos en los Estados Unidos", se puede leer en la petición creada para pedir justicia por el león Cecil.

   Ambas peticiones tienen como objetivo que estas prácticas sean castigadas y que el gobierno de Estados Unidos que recoja en sus leyes la protección de estos animales africanos.