Redescubren Balamkú, un "tesoro científico" maya que fue hallado y tapiado en 1966

Publicado 05/03/2019 14:25:13CET
TWITTER

   CIUDAD DE MÉXICO, 5 Mar. (Notimérica) -

   El equipo mexicano de arqueólogos Gran Acuífero Maya (GAM) ha redescubierto Balamkú, un santuario subterráneo que han calificado de "tesoro científico" próximo a la ciudad maya Chichén Itzá, en Yucatán.

   A unos 24 metros bajo tierra y con varias cámaras conectadas entre sí, han aparecido cientos de objetos mayas y artefactos religiosos entre los que destacan siete quemadores de incienso en forma de Chaac -deidad asociada a la lluvia- con más de 1.000 años de antigüedad.

   La extensión total de la cueva se desconoce y, por el momento, solo se han explorado 460 metros de ella.

   Sin embargo, el director del proyecto, Guillermo de Anda, ha señalado que "el mayor de los tesoros es que esta cueva radica en que no ha sido alterada ni tampoco saqueada" a pesar de que en la década de los 60 fue descubierta por agricultores de la comunidad San Felipe.

   Al parecer, el arqueólogo que lideró la primera expedición decidió tapiar la entrada en 1966 tras entregar un breve informe y dejando intacta la llamada "cueva del dios Jaguar".

   Asimismo, de Anda ha informado que "es una cueva muy laberíntica y los objetos encontrados no serán extraídos porque estamos implementando una nueva metodología".

Para leer más