La repatriación de los montañeros catalanes muertos en Perú será "lenta y larga"

420667.1.644.368.20190108143526
Vídeo de la noticia
Publicado 08/01/2019 14:35:26CET

   BARCELONA, 8 Ene. (EUROPA PRESS TELEVISION) -

   El presidente de la Federació d'Entitats Excursionistes de Catalunya, Jordi Merino, ha lamentado este martes la muerte de tres montañeros catalanes --dos de Sant Cugat del Vallès y otro de Cerdanyola del Vallès (Barcelona)-- y de su guía peruano este domingo por un alud en el monte Mateo, en Perú, y ha dicho que el proceso de repatriación de los cuerpos será "lento y largo".

   En rueda de prensa este martes, Merino ha destacado que las lluvias de las últimas semanas han complicado el rescate de los cuerpos de los cuatro fallecidos y del superviviente, también vecino de Cerdanyola.

   Ha afirmado que este último excursionista se encuentra hospitalizado pero está fuera de riesgo, y el proceso de repatriación de los cuerpos de sus compañeros será lento y por el momento han sido trasladados a un centro hospitalario, tras lo que comenzará el trámite burocrático.

   El presidente de la Federació ha confirmado que ninguno de los excursionistas catalanes, de 26 años, estaba federado, no eran socios del Club Muntanyenc Sant Cugat ni acudían al rocódromo, sino que practicaban el montañismo "como una afición más" y eran estudiantes adscritos a la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).

RUTA "ACCESIBLE Y FÁCIL"

   El experimentado excursionista de la Federació Jordi Pons ha asegurado que el rescate se ha realizado con la colaboración del Ejército del aire de Perú y ha destacado que se trata de una montaña "accesible y fácil de ascender, pero no sin riesgo".

   Pons ha sostenido que en esa zona hay varias cumbres inferiores a 6.000 metros frecuentadas por excursionistas que no son alpinistas, y ha añadido que los Andes han sufrido cambios en los últimos años por razones climatológicas que "están complicando la manera de acceder a las cumbres".

   En ese sentido, Merino ha explicado que han contactado con el Club Andino Peruano, que les ha asegurado que el cambio climático hacía difícil que los guías pudieran prever el riesgo de accidentes en esta zona.

   "Las pruebas de peligrosidad se realizan en la parte de la base, este riesgo es el que tenemos que asumir", ha reconocido Pons, que ha dicho desconocer ese monte y que por ello es difícil determinar si los excursionistas arriesgaron demasiado y cómo es la zona donde se produjo el alud.

Para leer más