Actualizado 16/02/2015 9:45:42 +00:00 CET

¿Sabes cuántas horas necesitas dormir según tu edad?

Dormir
Foto: GETTY/WEBSUBSTANCE

MADRID, 16 Feb. (Notimérica) -

   Aunque la mayoría de las personas son conscientes de lo importante que es descansar bien, muy pocas duermen ocho o más horas al día. Además, varios estimulantes como las bebidas con cafeína o energéticas, así como los dispositivos electrónicos que utilizamos hasta el último momento, interfieren en el ritmo de vigilia y sueño.

   Un grupo de expertos en sueño de la National Sleep Foundation, un instituto de investigación de Estados Unidos sin fines lucrativos con sede en Arlington, Virginia, ha publicado una serie de recomendaciones generales para las personas en función de las diferentes edades, aunque admite que la calidad y cantidad del sueño se ven afectadas por el estilo de vida y la salud de cada uno.

   Aquí te resumimos los consejos por grupos de edad:

   - Recién nacidos (0-3 meses): lo ideal es que duerman entre 14-17 horas cada día, pero no se recomienda dormir más de 18 horas.

   - Bebés (4-11 meses): se aconseja que duerman entre 12-15 horas al día.

   - Niños pequeños (1-2 años): no es aconsejable que duerman ni menos de 9 horas ni más de 15 o 16.

   - Niños en edad preescolar (3-5): lo saludable sería dormir entre 10-13 horas.

   - Niños en edad escolar (6-13): lo más adecuado sería dormir entre 9 y 11 horas cada día.

   - Adolescentes (14-17): el rango de sueño ha aumentado en una hora a 10,08 horas de media por día (antes era entre 8,5 y 9,5).

   - Adultos más jóvenes (18 a 25): lo más saludable es dormir entre 7-9 horas al día, y no menos de 6 ni más de 10-11.

   - Adultos (26-64): el ideal sería dormir entre 7 y 9 horas.

   - Adultos mayores (de 65 años): se recomienda descansar entre 7-8 horas al día.

¿CÓMO MEJORAR EL SUEÑO?

   Por otro lado, los profesionales también propusieron algunos consejos para ayudar seguir un descanso lo más saludable posible.

   Entre estas sugerencias, destacamos mantener un horario de sueño, incluso los fines de semana; practicar una rutina para dormir relajado; hacer ejercicio físico a diario; asegurar condiciones ideales de temperatura, ruido y luz en el dormitorio; dormir en un colchón y almohada cómodos; tener cuidado con el alcohol y la cafeína y apagar los aparatos electrónicos antes de acostarse.