¿Quién es Carlos Robledo Puch, el asesino en serie más sanguinario de Argentina?

Carlos Robledo Puch
WIKIPEDIA
Actualizado 11/08/2018 16:32:10 CET

   BUENOS AIRES, 10 Ago. (Notimérica) -

   El mayor asesino de la historia de Argentina Carlos Robledo Puch, alias 'El Ángel de la Muerte', tiene 66 años y 46 de ellos los pasó encerrado. Actualmente nadie lleva tanto tiempo tras las rejas y cumple una condena de reclusión perpetua por el asesinato de 11 personas.

   "Esto es una farsa, un circo romano", afirmó Robledo después de escuchar la sentencia que lo encerraba de por vida; hay quienes dicen que prometió salir para, algún día, "matar a todos", según informó 'Gente'.

   Robledo fue detenido en 1972 cuando tenía 20 años. Hubo 36 cargos en su contra: diez homicidios calificados, un homicidio simple, 16 robos calificados, dos raptos, dos violaciones y cinco hurtos menores.

   El primer homicidio que le adjudican fue el 18 de marzo de 1971. Ese día fue con su cómplice Jorge Ibáñez a asaltar la boite Enamour, de Olivos, en el partido bonaerense de Vicente López. Después de un par de golpes que no terminaron bien, habían jurado no volver a dejar testigos. Mató, mientras dormían en el lugar, al barman paraguayo Manuel Godoy y al manager, Félix Mastronardi.

   Según los policías que lo detuvieron, este joven de 20 años confesó con lujo de detalles el asesinato de 11 personas. Por su parte, él sigue negando haberlos cometido públicamente. "Me obligaron a hacer esa confesión falsa", señaló. Sólo se hizo cargo de seis robos y se lamenta de no haber tenido tiempo para asaltar un banco. "Fui un ladrón, de los buenos, pero nunca maté a nadie", aseguró.

   En febrero de 1973, Robledo fue trasladado a la Unidad Carcelaria 9 de La Plata, pero a la 1.55 (hora local) de la madrugada del domingo 8 de julio de ese año se fugó. Estuvo 68 horas prófugo. Lo volvieron a capturar en Olivos, cerca de su casa paterna. Nunca más volvió a pisar la calle.

   En 2016 'El Ángel de la Muerte' le escribió una carta a la gobernadora María Eugenia Vidal para recibir un "indulto extraordinario". En el texto se declaró inocente, criticó al sistema penitenciario, se comparó con Nelson Mandela y hasta reivindicó aspectos de la última dictadura.

   Este asesino lleva más de tres décadas viviendo en el pabellón para homosexuales de la prisión de Sierra Chica, cerca de Olavarría, de donde también imaginó fugarse. Decía que pensaba utilizar un avión que él mismo estaba construyendo en su celda "y al que nadie podría detener".