Publicado 21/05/2016 18:47CET

El Salvador libera a María Teresa Rivera, condenada a 40 años por abortar

Aborto en el Salvador
REUTERS

SAN SALVADOR, 21 May. (Notimérica) -

Un tribunal de El Salvador ha anulado la sentencia dictada a 40 años de prisión a Maria Teresa Rivera, acusada de "homicidio agravado" tras sufrir un aborto en 2011.

La defensa argumentaba que no existían pruebas de que Rivera hubiera provocado el aborto y de que el bebé muriera, ya que la autopsia no esclareció si el bebé nació vivo o muerto.

En el año 2011, Rivera sufrió un "problema obstétrico" que la llevó a tener un aborto, en el que falleció el feto de menos de 21 semanas. Por esta razón, la salvadoreña fue detenida en un hospital después de que su suegra la encontrara en el cuarto de baño inconsciente y sangrando.

La decisión dictada este vieres por el tribunal de San Salvador es una "gran victoria para los Derechos Humanos", según ha señalado la organización Amnistía Internacional.

El juzgado de San Salvador ha basado la anulación en que "existieron debilidades en la autopsia realizada al cadáver, además no se establecieron los elementos probatorios que determinaran que fuera ella la que le quitara la vida a su hijo".

María Teresa Rivera, madre de un niño de 5 años, no sabía que había vuelto a quedarse embarazada hasta que la sacaron en ambulancia de la fábrica de prendas de vestir donde trabajaba y la ingresaron en un hospital. Su suegra la había encontrado sangrando tendida en el suelo del aseo de la fábrica. Un miembro del personal del hospital informó a la policía sobre el caso. Ésta llegó y empezó a interrogar a María Teresa sin la presencia de un abogado.

En julio de 2012 la juzgaron y declararon culpable de homicidio agravado, a pesar de existir graves deficiencias en las pruebas presentadas contra ella. Su hijo tendrá 45 años cuando ella salga de la cárcel.

María Teresa Rivera es una de tantas mujeres encarceladas por motivos relacionados con el embarazo, incluidos abortos inducidos y espontáneos. Algunas ya han pasado más de 10 años en prisión. Ella, como la mayoría de las mujeres del informe de Amnistía Internacional, proceden de los sectores más pobres de la sociedad.