La Sonrisa del Joker y la Corbata Colombiana, los métodos de tortura empleados por los narcos para cobrar sus deudas

Joker
TWITTER
Actualizado 14/09/2018 8:27:01 CET

   BOGOTÁ, 13 Sep. (Notimérica) -

   Entre los métodos delincuenciales de tortura más temidos y dolorosos que se emplean en Iberoamérica y otras partes del mundo se encuentran la conocida como "Corbata Colombiana" y la "Sonrisa del Joker". Ambos procedimientos son utilizados por los narcos para torturar a sus víctimas y cobrar sus deudas.

   La Corbata Colombiana se complementa con otros cortes de insólita popularidad, como la Sonrisa del Joker o del payaso. Esta última consiste en prolongar la abertura natural de la boca mediante rajas provocadas por un cuchillo en las comisuras que van desde el labio hasta la oreja.

   Por otra parte, la Corbata Colombiana consiste en un brutal tajo en la garganta por el que se introduce la mano hasta colocar la lengua de la víctima colgando por la abertura sangrante, como si fuera una horrible corbata.

   La expresión "Corbata Colombiana" alude a una forma de asesinato originado durante la guerra civil de Colombia. Era una técnica usada por los chulavitas --epíteto utilizado para denominar las bandas armadas de origen conservador en Colombia que existieron durante los primeros años de La Violencia.

   Conformado por gentes del campo procedentes de la vereda Chulavita del municipio de Boavita en el departamento de Boyacá-- para asesinar a los chusmeros-- campesinos-- y así simular la corbata roja que estos últimos portaban como identificación de su simpatía con el partido liberal.

   Estos métodos sanguinarios de infringir tortura y castigo por parte de organizaciones delictivas que hicieron famosa esta forma de actuar en Hispanoamérica y diversas partes del mundo, se han convertido en una horrible práctica que aterroriza a la sociedad.

   Los asesinos emplean métodos brutales para subyugar mediante el terror, y sus actos son siempre ilegítimos. Las heridas que revelan el trato vejatorio pretenden ser una advertencia a quienes no les obedecen o no ceden a su chantaje.