Publicado 17/12/2015 14:32CET

El Supremo absuelve a un coronel colombiano por las desapariciones del Palacio de Justicia

 Alfonso Plazas Vegas Absuelto
COLPRENSA

   BOGOTÁ, 17 Dic. (Notimérica) -

   La Corte Suprema de Justicia de Colombia ha absuelto al coronel retirado del Ejército Alfonso Plazas Vega, que estaba condenado por la desaparición de dos personas en la toma del Palacio de Justicia colombiano que tuvo lugar en noviembre del 1985.

El coronel ha conseguido librarse de una condena de 30 años de prisión por la toma del Palacio de Justicia, una operación en la que el grupo guerrillero Movimiento 19 de abril (M-19) tomó el edificio y mantuvo, durante más de un día, a cerca de 350 personas retenidas, y que terminó con 98 muertos y al menos 11 personas desaparecidas.

   Después de una año de pleito, la sala ha reconocido que hay personas que desaparecieron en la toma, pero ha establecido que no hay pruebas que relacionen al coronel, entonces comandante de la Escuela de Caballería del Ejército Nacional, con los hechos.

   La Corte ha ordenado la inmediata liberación de Plazas Vega, quien lleva ocho años detenido en la Escuela de Infantería en el Cantón Norte en Bogotá, condenado por la desaparición del administrador de la Cafetería del Palacio, Carlos Augusto Rodríguez Vera, y de la guerrillera del M-19 Irma Franco Pineda.

   Según el tribunal, Plazas Vega no cumplió labores de inteligencia en la Casa del Florero, uno de los lugares a donde fueron trasladados los detenidos y donde habrían sido sometido a torturas por parte de los miembros del Ejército.

   Sin embargo, el Supremo ha aceptado el reconocimiento parcial de responsabilidad del Estado colombiano y ha declarado que es responsable por la desaparición forzada de Rodríguez Vera y Franco Pineda entre otras personas, aunque ha rechazado hacer "un juicio sobre alguien determinado".

   "La protección internacional de los Derechos Humanos no debe confundirse con la justicia penal. Los Estados no comparecen ante la Corte como sujetos de acción penal", ha indicado.

   Las reacciones no se han hecho esperar. Mientras que el expresidente Álvaro Uribe; el presidente del Senado, Luis Fernando Velasco; y la dirigente conservadora Marta Lucía Ramírez han celebrado la liberación del coronel, otros sectores de la sociedad colombiana han contemplado la decisión judicial con cierto recelo.

   El senador y líder campesino Alberto Castilla ha indicado que respeta las decisiones judiciales, pero ha recordado que "defender la democracia" no es violar Derechos Humanos. De su parte, el senador Armando Benedetti --del Partido de la U, de la coalición oficialista-- ha manifestado: "No soy Dios ni juez, pero hoy me duelen los familiares de los desaparecidos en el Palacio de Justicia".