Actualizado 16/11/2014 22:11 CET

Tan solo uno de cada diez cuerpos de inmigrantes fallecidos es repatriado en EEUU

Santos Tome Hernandes, un inmigrante hondureño de 16 años, en México
Foto: STRINGER MEXICO / REUTERS

MÉXICO DF, 16 Nov. (Notimex/Notimérica) -

   Cada año mueren alrededor de 15.000 inmigrantes en Estados Unidos, sobre todo por accidentes laborales, pero sólo uno de cada diez cuerpos logra ser repatriado.

   Al reconocer la labor de 10 años del Certificado de Repatriación en México y Centro América, que ha logrado devolver a su país natal alrededor de 1.950 fallecidos en los últimos años, los especialistas destacaron la mayor sensibilidad en este tema de las actuales autoridades.

   El director de Patrimonio Seguro, Carlos Narváez, señaló que la firma mexicana Servicios Especiales Profesionales (Grupo SEP) a cargo de Gabriel Monterrubio, creó un certificado de repatriación que ha beneficiado a miles de familias, "como una labor social que debe permear más".

   Y es que hay estados como Chiapas, Michoacán, Oaxaca o Zacatecas, que se han caracterizado por la alta inmigración de trabajadores que envían remesas a sus familias en México, resaltó en una entrevista.

   El que cuenten con una protección similar a un seguro es importante para esas familias, destacó Narváez al describir que el Certificado de Repatriación "nació hace 10 años y es una labor social que debería de permear en más familias de inmigrantes".

   Este es el caso de la señora Edelmira González, cuyo esposo e hijo fueron a Estados Unidos en busca de trabajo, "son héroes al dejar su país para trabajar y enviar remesas".

   Narró que después de cruzar la frontera, lograron conseguir empleo en California. Una de las primeras cosas que adquirieron fue un automóvil usado a muy bajo precio, pero que prácticamente era una chatarra.

   Un día, al circular sobre uno de las carreteras, el automóvil se quedó sin frenos y para no ser descubiertos por su calidad de inmigrantes, decidieron salirse del camino y cayeron en una barranca, lo que les costó la vida.

   De no haber tenido el Certificado de Repatriación, recuerda, hubiera sido imposible recuperar los cuerpos de su esposo e hijo y traerlos de regreso a Chiapas.

   Ello, ya que la repatriación puede costar entre 2.500 y 5.000 dólares derivado de tramites consulares, embalsamamiento, estancia en la morgue y el traslado por avión, mientras que el seguro sólo cuesta 590 pesos al año y cubre todo, detalló.

   Francisco González, analista de la UNAM, dijo que la mayoría de los 15.000 fallecimientos de inmigrantes que se registran en Estados Unidos cada año, ocurren en los sectores agrícola y de la construcción principalmente, ya sea por enfermedades o accidentes laborales.

   La inmigración sigue siendo una realidad y muchos mexicanos buscan trabajo en el país vecino, resaltó, por lo que este tipo de seguro ha permitido la protección pero también tranquilidad de esos trabajadores.