Actualizado 17/12/2013 22:29 CET

Mujica expresa su deseo de que el mundo "ayude" en el "experimento" de la legalización de la marihuana

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Uruguay, José Mujica, ha expresado este domingo su deseo de que el mundo "ayude" a Montevideo en el "experimento" que supondrá la legalización de la compraventa y cultivo de marihuana, al tiempo que ha destacado que "el efecto del tráfico de drogas es peor que el de la droga".

"No defiendo (el uso de) la marihuana. Me gustaría que no existiera. Cualquier adicción es mala. Vamos a regular un mercado que ya existe, no podemos cerrar los ojos ante ello. Las vías represivas han fracasado", ha sostenido el mandatario durante una entrevista concedida al diario brasileño 'Folha'.

Asimismo, ha indicado que, en caso de que la medida tenga un impacto negativo, el Gobierno dará marcha atrás, si bien ha agregado que "uno no puede esperar resultados inmediatos, las causas humanas son a largo plazo".

"Sin encontramos cosas que puedan servir como una herramienta para la Humanidad, y si este experimento a escala real merece la pena, podemos ser un ejemplo. Sin embargo, la conclusión puede ser que no hay solución y veremos una Humanidad cada vez más enferma", ha puntualizado.

Mujica ha desvelado que una de las medidas que se adoptarán para restringir el movimiento de la marihuana será la adopción de un único código genético para las plantas. "Se podrá identificar nuestra marihuana a nivel molecular", ha sostenido.

Por otra parte, el presidente uruguayo ha reconocido que Montevideo está siendo presionado por la comunidad internacional, y especialmente por los países vecinos, ante el temor de que la marihuana uruguaya sobrepase las fronteras. "Siempre habrá presiones, ya que hay un aparato en el mundo que vive de reprimir y cuesta mucho", ha dicho.

Mujica ha reconocido que la iniciativa legislativa "tiene un alto coste político" y que "nadie quiere pagarlo", poniendo como ejemplo a los expresidentes de Brasil y Chile Fernando Henrique Cardoso y Ricardo Lagos, respectivamente, que ahora defienden la legalización. "Lo más curioso es que lo hacen cuando ya no son presidentes. ¿Por qué no lo hicieron cuando lo eran?", se ha preguntado.

El proyecto de ley sobre Control y Regulación de la Marihuana y sus derivados, aprobada el pasado mes de agosto en la Cámara de Diputados de Uruguay, fue aceptada el martes por la mayoría de los senadores de la Comisión de Salud Pública del Senado y la semana próxima quedará finalmente aprobada por el plenario.

MARIHUANA "ULTRA LIGHT"

El Gobierno precisó el pasado 21 de noviembre que legalizará un tipo de marihuana "ultra light", de bajo nivel adictivo, que es cuatro veces menos potente que la que se consume en el mercado.

Los legisladores del gobierno adelantaron que en la reglamentación que seguirá a la sanción de la ley de marihuana se establecerá un 5 por ciento de THC en el producto a comercializar. Un porcentaje muy inferior al 20 por ciento que contiene la droga que ingresa desde Paraguay y es comercializada en Uruguay y Argentina.

En el artículo quinto del proyecto se modifica un artículo de la ley de estupefacientes, donde se establece una serie de excepciones a la prohibición de plantar, cosechar, distribuir, cultivar las especies de plantas que producen droga. Las excepciones son la posibilidad de cultivar en el propio domicilio para uso personal, así como en clubes de membresía y la adquirida en locales habilitados.

Finalmente, la Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió al Gobierno uruguayo de su preocupación por los efectos que tendría la legalización de la comercialización de la marihuana, y le recomendó retomar el diálogo con ese organismo antes de aprobar el proyecto. La ONU se pronunció a través de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).