Publicado 15/09/2015 12:25:37 +02:00CET

Uso del ordenador en la escuela no mejora los resultados académicos

   Los que pasan muchas horas delante de la pantalla sacan peores notas

   MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El uso del ordenador en la escuela no influye en la mejora de los resultados académicos de los alumnos, según la primera evaluación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre habilidades digitales, que sostiene que los que pasan muchas horas delante de la pantalla sacan peores notas comparado con los que lo hacen de forma moderada.

   Estas son las principales conclusiones de 'Estudiantes, Ordenadores y Aprendizaje', que utiliza la base de datos del informe PISA 2012 de Lectura, Ciencias y Matemáticas, realizada a los alumnos de 15 años, en el que participaron una treintena de países, entre ellos España, que queda por debajo de la media de la OCDE en Lectura y Matemáticas con ordenador.

   Aunque la OCDE aboga por reducir la brecha digital entre el alumnado y dar a todos los estudiantes las habilidades necesarias para conectarse en el mundo actual también avisa de la diferencia entre los que hacen un uso moderado del ordenador en el aula y los que abusan de éste.

   "Los estudiantes que usan computadoras moderadamente en la escuela tienden a tener algo mejores resultados de aprendizaje que los estudiantes que utilizan computadoras en raras ocasiones, pero los estudiantes que usan computadoras con mucha frecuencia en la escuela lo hacen mucho peor", concluye este estudio.

FUERTE INVERSIÓN EN TIC SIN CONSECUENCIAS

   Además, la OCDE subraya que los países que han invertido fuertemente en tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para la educación no han visto "ninguna mejora notable" en los resultados de PISA en Lectura, Matemáticas o Ciencias.

   La OCDE dijo hace un año que la inversión realizada en España entre 2009 y 2012 para dotar de portátiles a los alumnos y de pizarras digitales a las aulas, a través del Programa Escuela 2.0, impulsado por el anterior Gobierno socialista, no había tenido consecuencias en el rendimiento de los estudiantes españoles durante ese periodo. El Ejecutivo actual suprimió esta iniciativa para invertir en la conectividad de los colegios e institutos.

   Por países, España se sitúa por debajo de la media en competencia lectora y matemática en soporte digital con 466 puntos en la primera frente a los 497 por ciento de la media de la OCDE; y 475 puntos en la segunda, 22 por debajo de la media de la OCDE que asciende a los 497 puntos.

   Desde la OCDE señalan que aunque España tiene un nivel tecnológico muy alto en el sistema educativo, un 5 por ciento del alumnado que se enfrentó a estas pruebas que no sabía por dónde empezar cuando se puso delante de un texto 'online'.

   El informe publicado este martes abunda en la idea de asegurar que cada niño alcance un "nivel básico" de competencia en Lectura y Matemáticas contribuye más a la igualdad de oportunidades en un mundo digital que "únicamente proporcionar el acceso a los dispositivos y servicios de alta tecnología".

ENSEÑAR A LOS MAESTROS

   Para la OCDE no basta con enseñar a los niños habilidades digitales sino también al profesorado. El director de Educación de esta organización internacional, Andreas Schleicher, apunta que los países tienen que invertir de forma más eficiente en tecnología y asegurar que los maestros estén "a la vanguardia" del diseño e implementación de la tecnología en el sistema educativo.

   El documento avisa de que la brecha entre los estudiantes de entornos menos favorecidos y el resto en la lectura digital es muy similar a las diferencias en el rendimiento en la prueba tradicional (papel) de lectura de PISA. "Esto sugiere que para reducir las desigualdades en competencias digitales, los países necesitan mejorar la equidad en la educación en general", aseveran sus autores.

   De los treinta participantes en la prueba digital, este documento revela diferencias "llamativas": los alumnos de Corea del Sur y Singapur realizan la prueba digital significativamente mejor que los estudiantes de otros países con un rendimiento similar en la lectura impresa --Australia, Canadá, Hong Kong (China), Japón y Estados Unidos--. Por el contrario, los estudiantes en Polonia y Shanghai (China) con buenos resultados en lectura análoga lo hacen peor cuando tienen que demostrar sus habilidades en un entorno digital.

   Los alumnos de 15 años que realizaron esta prueba digital también respondieron a un test en el que se les preguntaba cuánto tiempo usan los ordenadores en el centro educativo o la frecuencia mandan correos electrónicos, participan en 'chats' o usan Internet para realizar los deberes o estudiar.