Veneno de escorpión, un remedio para aliviar el dolor en Cuba

Escorpión
TWITTER
Publicado 14/12/2018 22:49:27CET

   LA HABANA, 14 dic (Reuters/Notimérica)

   A lo largo de la última década, el agricultor cubano de 78 años Pepe Casañas ha capturado un escorpión al mes para usarlo como medicina, y jura que el veneno del animal lo protege de los dolores ocasionados por el reumatismo.

   Este procedimiento, que puede parecer extraño, ya no es visto como algo inusual en la isla.

   Investigadores en Cuba han descubierto que el veneno del escorpión azul, cuyo nombre científico es Rhopalurus junceus y es endémico en la isla, parece tener propiedades antiinflamatorias y de alivio al dolor, así como puede retrasar el crecimiento de tumores en algunos pacientes con cáncer.

   Algunos oncólogos en el extranjero sostienen que se necesita más investigación para respaldar esa afirmación, pero la empresa farmacéutica cubana Labiofam ha estado usando el veneno de escorpión desde 2011 para fabricar la medicina homeopática Vidatox. El remedio ha demostrado ser popular.

   Vidatox se vende en 15 naciones y actualmente la empresa está en negociaciones con China para vender el remedio a ese país. En Cuba miles de pacientes han sido tratados con el producto.

   "Coloco el escorpión donde siento el dolor", explicó Casañas, mostrando el animal que encontró bajo los escombros en la parcela de tierra que cultiva. Después de capturarlo, tuvo que atizarlo por un tiempo hasta que se produjo la reacción esperada: la picadura. "Me duele por un tiempo, pero luego se calma y desaparece".

   El doctor Fabio Linares, jefe del laboratorio de medicamentos homeopáticos de Labiofam, dijo que Vidatox estimula mecanismos naturales de defensa del cuerpo.

   "Después de cuatro o cinco años de tomarlo, el médico me dijo que mi cáncer no había avanzado", dijo el cubano José Manuel Álvarez Acosta, a quien se le diagnosticó cáncer de próstata en 2008.

   Igualmente Labiofam recomienda que Vidatox sea utilizado como un tratamiento suplementario y que no debe reemplazar la medicina convencional.

Para leer más