Actualizado 08/02/2013 03:42 CET

Hallan 106 armas de fuego y más de 8.000 municiones en el registro de la cárcel de Uribana

CARACAS, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades venezolanas se han incautado de 106 armas de fuego y 8.568 municiones en el registro que han llevado a cabo en la cárcel de Uribana, ubicada en el estado de Lara (noroeste), donde el pasado 25 de enero tuvo lugar un motín que se saldó con la muerte de 58 reos.

Así lo ha anunciado la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, en una rueda de prensa en la que, además, ha indicado que todas las víctimas mortales han sido identificadas y entregadas a sus respectivas familias.

Varela ha denunciado que el día que se produjo el motín "los reos habían sido manipulados por informaciones de la prensa, que colocó en la opinión pública imágenes de tanquetas, diciendo que íbamos a tomar el centro penitenciario".

"Tengo en mi poder grabaciones y fotografías que dan cuenta, por testimonio de los propios privados de libertad, de los funcionarios y de la Guardia Nacional, de cómo se venían realizando los preparativos para un requisa", ha dicho.

El motín se desató cuando efectivos militares accedieron al centro penitenciario para realizar el primer registro oficial desde 2009. Los reos se enfrentaron a los uniformados, llegándose a escuchar disparos y explosiones de granadas, al creer que estaban intentando asaltar la prisión.

Entonces, Varela ya atribuyó los altercados a "personas malintencionadas" que añaden "elementos de terror a la crisis penitenciaria", así como a "grupos minoritarios" que ansiaban controlar la cárcel de Uribana.

El suceso suscitó un enérgico reproche de Naciones Unidas, que expresó su preocupación por "el alarmante patrón de violencia en las cárceles venezolanas" y lo atribuyó a sus "malas condiciones", a "las demoras judiciales" y al "excesivo recurso a las detenciones preventivas".

No es la primera vez que Venezuela vive una crisis penitenciaria. El peor episodio se vivió en junio de 2011, cuando presos de la cárcel El Rodeo, cerca de Caracas, se amotinaron un mes, dando lugar al despliegue de las fuerzas de seguridad. Según el Gobierno, murieron 20 presos, aunque los familiares hablan de un centenar.

Desde las propias cárceles y desde organizaciones defensoras de los Derechos Humanos se ha denunciado insistentemente el hacinamiento en las prisiones venezolanas. Tras la crisis de El Rodeo, el Gobierno se comprometió a solucionar el problema, pero aún no lo ha hecho.

En este caso, Varela ha anunciado el cierre de la cárcel de Uribana y su rehabilitación para otros usos, que no ha detallado. "Como se puede observar, ya se están haciendo los trabajos de recuperación de este espacio", ha dicho en la rueda de prensa de este jueves.