Actualizado 15/09/2010 23:53 CET

Venezuela.- Incineran más de 25.000 toneladas de alimentos descompuestos adquiridos por el Gobierno venezolano

CARACAS, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades venezolanas comenzaron la incineración de 25.200 toneladas de alimentos en mal estado que fueron adquiridos por la estatal Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (PDVAL) y que fueron encontrados en un depósito en el estado de Cojedes (centro).

Los alimentos, que estaban almacenados en 2.200 contenedores, iban a ser destinados a los diferentes mercados populares que creó el Gobierno de Hugo Chávez en los que se ofrecen productos a precios subsidiados. En lo que va de año han sido halladas más de 134.000 toneladas de alimentos podridos --algunos de ellos caducados desde 2008-- en diferentes depósitos de PDVAL.

Neidy Rosal, diputada del Consejo Legislativo del estado de Carabobo (centro) y miembro de la comisión parlamentaria que investiga estos casos, informó de que hace dos semanas comenzó el traslado de los alimentos a espacios militares para ser incinerados, cumpliendo con la orden emitida por la Fiscalía, informó este miércoles el diario local 'La Verdad'.

Rosal denunció que la Fiscalía ha mantenido oculta la información sobre las investigación y ha diferido los juicios contra los responsables "porque están aguantando que pase el proceso electoral" legislativo del próximo 26 de septiembre. "Hay un hermetismo. Si la audiencia pública se hace evidentemente, más de un ministro tiene implicaciones en este caso", aseguró.

Los primeros contenedores con comida caducada fueron encontrados en junio de este año en uno de los furgones de la filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA). Desde entonces, comenzaron a surgir las denuncias sobre las miles de toneladas de alimentos en mal estado que han permanecido escondidas en depósitos de PDVAL.

Este ha sido uno de los peores escándalos que ha tenido que afrontar Chávez en sus 11 años de Gobierno, en momentos en que Venezuela sufre desabastecimiento en algunos rubros por la escasez de divisas debido al férreo control cambiario que mantiene desde el año 2003, que imposibilita a los importadores hacer libremente transacciones con moneda extranjera.

La orden de la Fiscalía es destruir todos los alimentos que se encuentren en mal estado, para evitar que sean vendidos en el mercado negro. "Están incinerando, y tenemos información de que algunos los estaban enterrando con todo y contenedor", alertó Rosal.

Varias personas han sido detenidas por este caso acusados de delitos de corrupción y boicot, entre ellos, el ex presidente de PDVAL, Luis Pulido, y los ex gerentes, Rónald Flores y Vilyeska Betancourt, pero sus audiencias preliminares han sido diferidas en varias ocasiones.