Actualizado 02/09/2006 0:18:50 +00:00 CET

Venezuela.- Liberada en Caracas una ciudadana italiana que permanecía secuestrada desde hace un año

CARACAS, 2 Sep. (EP/AP) -

Una ciudadana italiana de 37 años fue liberada hoy en Caracas después de sufrir un cautiverio de un año, según informó el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

Anita Capuozzo, nacida en Nápoles, llegó a su casa, ubicada en un lujoso barrio del sureste de Caracas, en compañía de uno de sus captores, cuya identidad no fue revelada. El secuestrador fue detenido por agentes de la policía que llegaron posteriormente a la vivienda.

El coordinador de Investigaciones Penales del CICPC, Carlos Hernández, señaló que continúan las investigaciones para determinar dónde estuvo retenida la mujer durante un año y once días de cautiverio, aunque no reveló si se produjo algún pago por su liberación.

Alberto Piero, consejero de la embajada de Italia en Caracas, indicó que las autoridades se este país han estado en contacto permanente con la familia de Capuozzo. "Lo que más nos interesa es que nuestra ciudadana está bien", señaló.

Su familia informó a las autoridades diplomáticas que la mujer goza de buena salud, aunque está más delgada y muestra picaduras de insectos en la piel.

AUMENTO DE LOS SECUESTROS

En Venezuela, los casos de secuestro han aumentado notablemente en los últimos años. En 2005 se registraron 263 casos, según cifras del CICPC. La comunidad empresarial italiana establecida en este país ha sido la principal afectada por este delito.

El Gobierno Italiano acordó el pasado mes de julio el envió a Venezuela de una delegación de los ministerios de Asuntos Exteriores y del Interior para presentar medidas más concretas para combatir el secuestro, ya que entre marzo y junio de este año dos empresarios italianos fueron secuestrados en Venezuela.

El caso de Filippo Sindoni, de 74, alcanzó notoriedad en el país después de que la policía localizara el 29 de marzo, horas después del secuestro, el cadáver del empresario italiano con impactos de bala. Unos meses antes, en enero, una empresaria italiana y su hijo de tres años fueron liberados tras sufrir un cautiverio de dos meses.