Actualizado 17/12/2013 21:52 CET

Maduro reza por "la paz", "el amor", y "por la unión de toda Venezuela"

Maduro ante la estatua del 'santo de los pobres'
AVN

CARACAS, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la República, Nicolás Maduro, visitó este sábado al pueblo de Isnotú, estado Trujillo, para celebrar el 149 aniversario del natalicio del fallecido médico venezolano, José Gregorio Hernández, quien por sus acciones y compromiso con el pueblo fue beatificado por la iglesia católica venezolana en 1949.

"Gracias al pueblo de Isnotú y de Trujillo por todo el Amor y las bendiciones que me dieron hoy", escribió el jefe de Estado en su cuenta en la red social Twitter, @NicolasMaduro.

En otro tuit escribió: "Al Santo de los pobres hoy en su cumpleaños, le pedimos que siga protegiendo a nuestro pueblo por Siempre. ¡Luz eterna!".

Maduro asistió a una misa realizada en el santurario del siervo de Dios, oficiada por el pastor de la parroquia, Jesús Emiro Suárez. Las actividades conmemorativas a esta fecha se desarrollan desde la noche del pasado viernes, cuando se realizó una eucaristía y una serenata en honor al santo, que se extendió hasta las dos de la mañana.

Durante su visita, Maduro anunció la aprobación de 150 millones de bolívares para la culminación del santuario de José Gregorio Hernández.
"Aquí tenemos que hacer un gran santuario, porque José Gregorio Hernández se lo merece (...) "Es el santo de nosotros, de los humildes, de los pobres", expresó el presidente, en transmisión de Venezolana de Televisión.

En ese santuario, el cual estará listo en un lapso no mayor a un año, el mandatario elevó, junto al pueblo trujillano, una oración por "la paz, por el amor, por la unión de toda Venezuela, por la salud de los que sufren".

Recordó que en junio pasado estuvo con el papa Francisco, en el Vaticano, a quien le entregó "una estatuilla de madera construida por manos trujillanas" del doctor José Gregorio Hernández y abogó por su beatificación.

"El Doctor José Gregorio Hernández fue un hombre bueno, extraordinario; luego de su muerte accidental en Caracas, se convirtió en Santo protector de la salud de los humildes, ya es tiempo ya de que el Vaticano le dé lo que ya se ganó, que es beatificarlo como Santo del pueblo de Venezuela", le expresó el presidente Venezolano al papa Francisco, en esa ocasión.