El pueblo indígena de los pemones en Venezuela asegura que permitirá la ayuda humanitaria a pesar de Maduro

Actualizado 10/02/2019 8:13:11 CET
Llegan a la frontera de Colombia los primeros camiones con ayuda humanitaria par
REUTERS / LUISA GONZALEZ

PUERTO ORDAZ (VENEZUELA), 10 Feb. (Reuters/EP) -

El pueblo indígena venezolano de los pemones, que reside cerca de la frontera con Brasil, han anunciado este sábado que están decididos a permitir que llegue la ayuda humanitaria al país si es enviada cerca de su territorio, incluso si eso implica un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad y el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

En medio del colapso económico y la hiperinflación que ha provocado una creciente desnutrición en sectores de la población y el éxodo de millones de venezolanos, la ayuda humanitaria se ha vuelto un foco polémico más en la crisis política del país.

El líder de la oposición y autoproclamado presidente "encargado" del país, Juan Guaidó, dijo la semana pasada que una coalición mundial que incluye a Estados Unidos estaba enviando alimentos y medicamentos a puntos de acopio en Colombia, Brasil y una isla de El Caribe antes de entregarlos a Venezuela.

Brasil se ha unido a Estados Unidos, así como a la mayoría de los países de América Latina y Europa, al reconocer a Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Maduro, que niega que haya incluso una crisis humanitaria, dice que no permitirá ese "show" al que describe como parte de un plan dirigido por Estados Unidos para socavar y derrocar a su gobierno.

Seis líderes de la comunidad Pemón que residen en el municipio Gran Sabana que limita con Brasil ha asegurado a la agencia de noticias Reuters que las necesidades apremiantes de la población deberían superar cualquier politización con respecto a la ayuda humanitaria.

La Gran Sabana, una llanura cubierta de grama y de inmensas montañas en el estado Bolívar, en el sur del país, tiene la única carretera pavimentada entre Venezuela y Brasil.

"Estamos preparados físicamente, sin armamento, dispuestos a abrir la frontera para recibir la ayuda humanitaria", ha asegurado el alcalde de La Gran Sabana, Emilio González a Reuters. "Esto no lo va a paralizar ni la Guardia ni el Gobierno. Estamos listos a la espera de la ayuda", ha añadido.

Las comunidades indígenas cuentan con un mayor grado de autonomía que otras en Venezuela.

"SOMOS AUTORIDADES LEGÍTIMAS"

"Nosotros somos originarios de la Gran Sabana y no vamos a permitir que unos generales de afuera decidan por nosotros, somos autoridades legítimas y gobierno local", ha afirmado el concejal Jorge Pérez en representación de los indígenas de la Gran Sabana.

Pérez ha explicado que realiza visitas diarias al hospital local donde los pacientes y médicos se desesperan por la falta de medicamentos. "Por una emergencia nos están sacando a Brasil, eso da pena, el hospital de Boa Vista está repleto de pacientes venezolanos. ¡Ya basta!", ha resaltado.

Boa Vista, la capital del estado fronterizo brasileño de Roraima, ha recibido a decenas de miles de venezolanos que huyen de la crisis de los últimos años.

El tepuy Roraima, que se encuentra a más de 2.800 metros de altura y que se extiende a lo largo de la frontera, es un terreno sagrado para los pemones y un símbolo espiritual para muchos venezolanos.

La oposición venezolana hasta ahora ha anunciado públicamente la llegada de la ayuda humanitaria a la fronteriza ciudad colombiana de Cúcuta, donde se está almacenando debido a que las autoridades venezolanas han dejado claro que no permitirán su ingreso.

El alcalde González ha dicho que las autoridades brasileñas aún no le han informado la fecha precisa de la llegada de la ayuda.

Para leer más