Vuelve la violencia a las favelas del complejo de Alemão en Río de Janeiro

Actualizado 04/08/2014 20:43:52 CET
A member of the National Anticrime Force takes up position during an operation a
Foto: BRUNO DOMINGOS / REUTERS

RÍO DE JANEIRO, 4 Ago. (Notimérica/EP) -

   En el conjunto de favelas que forman parte del complejo de Alemão, en la zona norte de Río de Janeiro (Brasil), ha habido al menos un tiroteo al día durante todo el mes de julio, en una comunidad considerada como estratégica en el proyecto de las Unidades de Policía Pacificadora (UPP).

   La preocupación por la seguridad forma parte de la rutina del delegado titular del Complejo de Alemão, Felipe Curi, que sólo puede  llegar o salir de la delegación instalada en la comunidad a través de coche blindado, según ha publicado el diario brasileño 'Folha de São Paulo'.

   Seis de los habitantes del complejo de Alemão han muerto entre enero y julio, víctimas de tiroteos entre policías y traficantes. Además, catorce policías militares han resultado heridos y dos de ellos han fallecido, mientras que en el mismo período de 2013 no hubo ninguna víctima.

   La situación actual en la favela pone en jaque el principal programa del área de seguridad de Gobierno de Río de Janeiro. El refuerzo del Batallón de Operaciones Policiales Especiales (BOPE) en el efectivo de la UPP, además de una operación con 500 policías y ningún preso, hace dos semanas, sólo han aumentado la tensión en la región.

   El problema comenzó en abril de 2012, poco después de la ocupación del complejo de favelas, cuando el Ejército pasó la dirección de Alemão  al Gobierno. El efectivo del Ejército era entonces de 1.800 militares, lo que posibilitaba tener siempre 1.200 al día patrullando.

   Ahora, la Policía Militar tiene 1.400 hombres en el complejo, pero debido a las huelgas que han supuesto un día de trabajo por cada tres de inactividad, hay como máximo 350 policías al mismo tiempo en la favela.

   Con el inicio de la crisis, ese contingente ha sido reforzado hasta 450 policías militares, pero no ha sido suficiente para frenar la escalada de violencia.

   Además, se suman los problemas internos. Entre ellos, la falta de investigaciones de los criminales que han sido expulsados durante la ocupación y permanecen en libertad, así como los policías militares que están siendo investigados por la sospecha de que no reprimen el tráfico local.

   Por eso, los habitantes han acudido desesperados a las redes sociales a lanzar las campañas de "Paz en el Alemão" y "SOS Complejo de Alemão".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...