Actualizado 05/10/2015 13:19 CET

¿En qué zonas de Chile puede producirse el próximo gran terremoto?

   SANTIAGO, 5 Oct. (Notimérica) -

   El terremoto y posterior tsunami registrado el pasado 16 de septiembre en la región chilena de Coquimbo ha dejado, además de daños personas y materiales, grandes interrogantes, entre ellas, si habrá un nuevo sismo de gran magnitud a corto plazo y qué zonas tienen más probabilidad de sufrir el próximo terremoto.

   En cuanto a esta segunda interrogante, existen tres lugares en los que no ha habido actividad sísmica de importancia en el último tiempo, y que reunirían las características de lo que comúnmente se llama 'laguna sísmica'.

   Se trata de Ilo, en Perú, hasta Cuya (región de Arica y Parinacota), una zona en la que, en su mayor parte, no se ha activado la sismicidad desde 1868, según explica Mario Pardo, subdirector del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile (CSN).

   La segunda está al sur de la ruptura que produjo el terremoto de Iquique en 2014, hasta Tocopilla o la península de Mejillones, "dependiendo de cómo uno considere el sismo de Tocopilla en 2007, esta región no se ha activado desde 1877", apunta Pardo.

   Y la tercera zona con más probabilidad de sufrir el próximo terremoto está en la región de Atacama, entre Taltal y Huasco, cuyo último terremoto fue en 1922.

   Sin embargo, aunque estas zonas sean las de mayor probabilidad de ocurrencia y siendo Chile altamente sísmico, "no podemos descartar la ocurrencia de terremotos en otros lugares del país", precisa el experto.

   ¿PRÓXIMO GRAN SISMO A CORTO PLAZO?

   Respecto a si es posible la ocurrencia de un nuevo sismo de magnitud mayor en el territorio nacional en el corto plazo, Pardo indica que "al mirar la sismicidad histórica de nuestro país nos damos cuenta que a lo largo de toda la costa chilena han ocurrido sismos de importancia que se han ido repitiendo", ya que en esta zona la placa de Nazca se está metiendo bajo la placa Sudamericana y ese desplazamiento genera una gran y permanente sismicidad.

   Por ello --dice-- la regla es que si hubo terremotos en el pasado, los habrá en el presente "y sin duda también en el futuro". Un ejemplo de ello es que el terremoto de Illapel repite de forma bastante similar el terremoto de 1943, señala.