Los drones, inspectores del futuro

Actualizado 30/03/2017 5:39:55 CET

   MADRID, 26 Oct. (Notimérica) -

   Las inspecciones visuales con zoom remoto y las inspecciones termográficas de manera autónoma son las soluciones que la empresa HEMAV propone en este encuentro de innovación tecnológica que ayudará a las empresas a conocer la información y el estado de sus terrenos.

   La empresa catalana de drones HEMAV está presente en el Salón Internacional de Soluciones para la Industria Eléctrica y Electrónica (MATELEC) en el certamen 'ePower&Building', que se celebra desde este martes 25 al viernes 28 en la Feria de Madrid (IFEMA).

   HEMAV diseña y comercializa soluciones de gran valor añadido para la industria gracias a su capacidad de procesado técnico de la información captada generalmente con tecnología dron Control Remoto para sistemas de aeronaves (RPAS por sus siglas en inglés).

   Pionera en el desarrollo aeronáutico y operativo de la tecnología dron, HEMAV es una empresa formada por especialistas en el procesado de datos e imágenes, además de por un equipo de ingeniería multidisciplinar altamente cualificado que trabaja con el objetivo de proporcionar la información necesaria para que el cliente sólo tenga que tomar la decisión.

"INSPECCIONES CON ZOOM REMOTO"

   El ingeniero aeronáutico y responsable del departamento técnico de HEMAV, Gil Sala, ha explicado que las novedades que presentan en este certamen 'ePower&Building' son las soluciones de inspecciones visuales con zoom remoto e inspecciones termográficas, además de la comprobación de las líneas de alta tensión para ver el modelado del terreno y así poder discrepar las distancias, también entre vegetación.

   Asimismo, Sala ha hablado sobre la seguridad y la vigilancia en instalaciones industriales que permite la supervisión desde un punto elevado a un coste relativamente bajo.

   Por ello, desde HEMAV han destacado dos tipos de soluciones: vuelos autónomos en los que se puede volar en un mapeado y hacer un barrido de una área que interese vigilar con cámaras visuales y termográficas -estas últimas sobre todo en ambientes nocturnos--, y, por otra parte, vuelos a punto fijo donde durante los próximos años se deberá plantear la autonomía como mejora.

   Los vuelos a punto fijo permiten la conexión con un cable directamente a tierra, en los que el dron puede volar 24 horas al día durante siete días de la semana.

   Por otra parte, Sala ha asegurado que el dron puede ser totalmente autónomo; es decir, volar con su propio plan de vuelo o, en cambio, utilizar planes de vuelo modificables y controlables desde un ordenador o un teléfono móvil. En cuanto a las inspecciones industriales, estas se realizan manualmente utilizando un piloto y un operador de cámara.

¿CÓMO TRABAJA HEMAV?

   HEMAV trabaja para aportar las imágenes y la información que cada empresa necesita y que consigue gracias a los servicios del dron, información que se le proporciona sin tener que invertir en ello.

   "Nosotros trabajamos diariamente repartidos en diez equipos en toda España sobre inspección de alta tensión, con los equipos de agricultura y de geomática", ha explicado Sala.

   "Muchas veces hablamos de futuro y el uso de drones ya es una realidad. No obstante, hay un poco de desconocimiento. Por ello debemos hacer pedagogía, avanzar mucho con la legislación y la regulación en el uso de estos aparatos, ya que finalmente va a haber un crecimiento exponencial y por eso debemos regularlo de alguna forma", ha remarcado el responsable del departamento técnico de HEMAV.

   Además, ha contado algunas de las propuestas que le han llegado a la empresa, entre las que ha destacado el uso de drones para "esparcir cenizas de personas que ya han fallecido, o el control de plagas de mosquitos".

   Finalmente, ha hecho una valoración personal de futuro, en la que ha expresado que "como mucho en cinco años incluso los agricultores medianos podrán tener su propio dron, hacer sus vuelos y tener gente que procese esas imágenes".