El Premio Nobel de química argentino que inventó la salsa rosa

Leloir celebrando el premio nobel con sus compañeros
WIKIPEDIA
Actualizado 06/09/2016 8:40:06 CET

   BUENOS AIRES, 6 Sep. (Notimérica) -

"Si hubiese patentado la salsa rosa, ganaría mucho más dinero que como científico", esas fueron las palabras del Premio Nobel de Química en 1970, Luis Federico Leloir, que ante un plato de langostinos no dudó en mezclar el kétchup y la mayonesa para obtener lo que después sería uno de los famosos condimentos de origen argentino, la 'salsa rosa' o 'salsa golf'.

   En realidad, el científico argentino --que este martes cumpliría 110 años--, no se haría famoso por la salsa, un invento casual que se produjo en el restaurante de Golf Club de Playa, en Mar de Plata en 1920, sino por su Premio Nobel en Química debido a sus investigaciones en torno a las causas de la galactomía, una enfermedad hereditaria que produce intolerancia a la lactosa. Leloir fue el primer iberoamericano en conseguir esta distinción.

   Nacido en Francia en 1906, se mudó a Argentina, el país de sus padres, para estudiar el doctorado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. Posteriormente y en la misma universidad, iniciaría sus estudios en ciencias exactas y naturales, especializándose en enzimología --estudio de enzimas-- y en el cambio de metabolismo de los carbohidratos.

   Durante los últimos años de la década de los 40, Leloir realizó con éxito varios experimentos que revelaron cuáles eran las rutas químicas en la síntesis de azúcares en levaduras con equipos de bajo coste, debido a que carecía de recursos económicos. Estos primeros trabajos evolucionarían con un grupo de científicos argentinos con quienes investigó y descubrió enfermedades del riñón y del hígado.

   Su voluntad de investigación superó a las dificultades económicas y, ayudándose de herramientas caseras, Leloir se dedicó a estudiar el proceso por el cual el hígado recibe glucosa y produce glucógeno, el material de reserva energética del organismo. Los avances en la investigación le llevaron a determinar la causa de la galactosemía y su importancia en el mundo científico haría que las posteriores transformaciones bioquímicas de la lactosa fuesen conocidas como 'Camino de Leloir'.

   Su primer invento, la salsa rosa o salsa golf, es uno de los ingredientes adicionales que da más sabor a las comida. La fusión surge de la unión de la mayonesa y una cantidad de kétchup justa para dar un poco de color. También puede ir acompañada de vinagre, limón, zumo de naranja, mostaza, coñac y varias especias.

   A pesar de su origen argentino, es común en otros países de América Latina, como Venezuela, donde se llama simplemente 'salsa rosada'. En Puerto Rico, se denomina 'mayokétchup' y en República Dominicana se llama 'mayocachú', su fama se extendió a España donde adquirió su nombre original. Sin embargo, a los estadounidenses no les pilló por sorpresa el invento, ellos tenían desde veinte años atrás, la salsa 'thousand island dressing' (aderezo mil salsas), muy similar al condimento de Leloir.