Cinco errores que cometen los hombres al echarse colonia y cómo solucionarlos

Errores que cometen los hombres al echarse colonia y cómo solucionarlos
Foto: INSTAGRAM
Actualizado 04/03/2015 13:43:40 CET

MADRID, 3 Mar. (TRENDSmérica) -

   Si bien es cierto que uno de los sentidos más importantes es el olfato, hay que cuidar la colonia que utilizamos, especialmente si se trata de una ocasión especial, ya sea profesional o personal.

   En este sentido son muchos los hombres que cometen ciertos errores a la hora de utilizar su colonia, de manera que no respetan las dosis, no cuidan la fragancia o se despreocupan de la distancia a la que aplican el producto.

   Aquí presentamos cinco errores y cinco formas de solucionarlos para que aprovechéis la colonia al máximo y saquéis partido de toda fragancia.

1. ECHARSE MUCHA COLONIA

   El olor de una fragancia puede ser toda una utilidad a la hora de causar sensación o seducir pero, justo por eso, hay que cuidar las cantidades si quieres entusiasmar y no marear.

   Una de las máximas más certeras es aquella que asegura que "en el punto medio está la virtud", de manera que, según los expertos, el punto medio de la colonia oscila entorno a las tres pulsaciones. Si echas más cantidad, el efecto deseado podría volverse en tu contra.

   Además, la seducción de la fragancia reside en su esencia, no hay que generar atención en el entorno, sino en quien se acerque a ti.

2. ECHARSE PERFUME A TODAS HORAS

   A veces, cuando la pituitaria se acostumbra al olor de tu colonia es posible que huelas menos su efecto, pero eso no significa que los demás no lo noten y que tengas que echarte a todas horas.

   El momento ideal para perfumarse es después de la ducha, así evitarás que la fragancia se mezcle con otros olores.

3. REPARTIR LA COLONIA POR TODAS PARTES

   Recuerda que se trata de la colonia, no del desodorante de spray, y la situación requiere sutileza, así que lo más aconsejable es evitar axilas y cuello, que son zonas donde se puede sudar en exceso y mezclar olores puede ser realmente fatídico, para ti y para los demás.

   Es preferible concentrar el perfume en zonas estratégicas, es decir, los puntos de pulso, donde la circulación sanguínea es más superficial.

   Si te echas colonia en el interior de las muñecas y detrás de las orejas, el calor de dichas zonas mantendrá por más tiempo el olor de tu fragancia.

4. SUBESTIMAR LAS DISTANCIAS

   Otro de los factores que más influyen a la hora de aplicar la colonia es la distancia, es decir, una vez más se requiere del término medio.

   Echar la colonia muy cerca puede hacer que se manchen tus prendas o que el líquido del frasco gotee, de manera que el olor se impregnará demasiado. En el caso contrario, si pulsas el difusor desde muy lejos el olor se propagará y tu organismo no recibirá demasiado.

   Lo más aconsejable es alejar cuidadosamente el frasco a la hora de aplicar la colonia.

5. USAR LA MISMA COLONIA DURANTE TODO EL AÑO

   Para terminar de dominar el uso de la colonia, menos duradera que el perfume por su composición, algunos expertos recomiendan cambiar de fragancia en cada estación, de manera que se utilicen aromas suaves para el verano y otros más fuertes e intensos para el invierno.