Publicado 16/06/2020 08:12CET

Alimentarse bien supone un 21% menos riesgo cardiovascular

Seguir una alimentación saludable reduce hasta un 21% el riesgo de enfermedad ca
Seguir una alimentación saludable reduce hasta un 21% el riesgo de enfermedad ca - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / DREAMER COMPANY

    MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Seguir un patrón de alimentación saludable se asocia con hasta un 21% de menor riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV), según una nueva investigación dirigida por la Escuela de Salud Pública de Harvard TH Chan, en Estados Unidos, según una nueva investigación que publica en línea la revista 'JAMA Internal Medicine'.

   Estos hallazgos agregan apoyo a las Directrices Dietéticas para Estadounidenses 2015-2020, que se centran en patrones de alimentación saludable en lugar de ingredientes y nutrientes individuales para tener en cuenta mejor las diversas tradiciones y preferencias alimentarias culturales y personales.

   "Aunque cada patrón de alimentación saludable representa una combinación diferente de componentes dietéticos, nuestro estudio indica que una mayor adherencia a cualquiera de los cuatro patrones de alimentación saludable que observamos está asociada con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular y los beneficios para la salud persisten en los grupos raciales y étnicos", explica Zhilei Shan, primer autor del artículo y investigador asociado en el Departamento de Nutrición.

   Pocos estudios han examinado cómo la adhesión a los patrones de alimentación saludable recomendados influyen en el riesgo a largo plazo de ECV.

   Para este estudio, los investigadores se centraron en las puntuaciones dietéticas de cuatro patrones de alimentación saludable: Índice de alimentación saludable-2015 (HEI-2015); Puntaje Alterno de la Dieta Mediterránea (AMED); Índice de dieta saludable basada en plantas (HPDI); y el índice alternativo de alimentación saludable (AHEI).

   A pesar de los diferentes métodos de puntuación, cada uno de estos patrones destaca una mayor ingesta de granos enteros, vegetales, frutas, legumbres y nueces, y una menor ingesta de carnes rojas y procesadas y bebidas azucaradas.

   Para evaluar las asociaciones de cada patrón con el riesgo de ECV, los investigadores observaron datos de 74.930 mujeres inscritas en el Estudio de Salud de Enfermeras, 90.864 mujeres en el Estudio de Salud de Enfermeras II y 43.339 hombres en el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud.

   A los participantes de cada estudio se les preguntó cada dos o cuatro años acerca de sus hábitos alimenticios, incluida la frecuencia, en promedio, que consumían un tamaño de porción estándar de varios alimentos.

   Utilizando los datos dietéticos, que se recopilaron durante varias décadas a través de cuestionarios dietéticos validados, los investigadores crearon cuatro puntuaciones dietéticas para cada participante.

Las puntuaciones dietéticas más altas representaron una mayor adherencia a los patrones de alimentación saludable. Después de ajustar por numerosos factores, como la edad, el IMC y el tabaquismo, el análisis encontró que una mayor adherencia a cualquiera de los patrones de alimentación saludable se asoció consistentemente con un menor riesgo de ECV.

   El estudio encontró que los participantes que más se adhirieron a los patrones de alimentación saludable (aquellos en el cuartil superior de los puntajes) tenían un riesgo de ECV entre un 14% y un 21% menor en comparación con los que menos se adhirieron (en el cuartil inferior de los puntajes).

   Los resultados también mostraron que estos diferentes patrones de alimentación saludable fueron igualmente efectivos para reducir el riesgo de ECV en los grupos raciales y étnicos y otros subgrupos estudiados, y que se asociaron estadísticamente de manera significativa con un menor riesgo de enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular.

   "Estos datos proporcionan evidencia adicional para respaldar las pautas dietéticas actuales de que seguir patrones de alimentación saludable confiere beneficios para la salud a largo plazo en la prevención de enfermedades cardiovasculares", asegura el autor correspondiente Frank Hu, profesor de Nutrición y Epidemiología y presidente del Departamento de Nutrición.

   "No existe una dieta única para todos que sea la mejor para todos --puntualiza--. Se pueden combinar los alimentos en una variedad de formas flexibles para lograr patrones de alimentación saludables de acuerdo con las necesidades de salud, las preferencias alimentarias y las tradiciones culturales de las personas".